miércoles, 18 de noviembre de 2020

LA CARTA DE NAVEGACIÓN

 


Este jueves nos convoca MÓNICA con el tema  "Mapas, brujulas, relojes y calendarios".

Esta que sigue es mi aportacion, y podéis ver la del resto de participantes AQUI 

 

 

 

            Los hermanos Pinzones eran unos marineros, que se fueron con Colón que era un viejo bucanero. No obstante, el almirante estaba al tanto de la gran experiencia de ambos. Por tal motivo, cuando Isabel la católica decidió financiar su aventura, don Cristóbal, los enroló como maestres de las dos carabelas menores; la Pinta y la Niña. Colón era el almirante de todas, y viajaría en la Santa María. Tambien decidió contratar al piloto Pedro Angulo, que quisieron dar por muerto cuando cayó desplomado en la nao, unos segundos después de subir a ella. Afortunadamente los Pinzones sabían que solían darle esa especie de síncopes de los que se recuperaba, sin ayuda alguna,, al cabo de un par de horas.  

            Partieron de Huelva, y tras hacer escala en las Canarias para hacer reparaciones urgentes, continuaron hasta superar las Azores, y adentrarse luego en aguas desconocido. La tripulación de las tres naves estuvo tranquila mientras aún se hallaba cerca de las islas portuguesas, pero un mes después de dejarlas atrás, empezaron a desconfiar del almirante, a pesar de que este parecía completamente tranquilo y confiado; aparentaba tener la situación completamente controlada.           

            Cuando llegaron a la zona del triángulo de las Bermudas, las brújulas se volvieron locas. Un manto de nubes oscuras cubrió el cielo durante varios días, aunque no había tormenta. La única referencia que seguían era ir hacia el oeste, ya que cualquier destino era desconocido. Los Pinzones empezaron a desesperarse. Colón seguía tranquilo, e intentó apaciguar a todos, sin demasiado éxito. Decidió cambiar de táctica:

            ―Pedro, sígueme a mi camarote. ―El piloto obedeció. Al llegar allí le ordenó quedarse fuera. Colón sacó su carta de navegación, que tenía escondida y bajo llave. La puso sobre la mesa y empezó a girarla en un sentido y otro, como si no supiera leerla. Una extraña luz azul iluminaba la cara del almirante, así como todo el pequeño camarote.

            ―Recálculo de ruta ―dijo alguien.

            ―¿Cómo dice, almirante? ―preguntó Pedro Angulo desde fuera.

            ―Nada, nada. Oye, dile al maestre que venga a sustituirte y tú ve a coger el timón y sigue las indicaciones que te dé. Dile a los Pinzones que te sigan

            El maestre, Juan de la Cosa, fue transmitiendo al piloto las órdenes del almirante. Diez horas después, Rodrigo de Triana gritó: “¡Tierra!”

            Colón suspiró aliviado y se dejó caer rendido sobre la mesa, que se volcó dejando resbalar la carta de navegación por ella, hasta que cayó y se estrelló contra el suelo, haciéndose añicos. Miles de millones de microscópicas rueditas dentadas y muelles de espiral se desparramaron por la tarima del camarote, colándose la mayoría por sus rendijas.

            Don Cristóbal se agachó, recogió la carcasa y leyó:

            ―Tom tom. Podías haber hecho honor a tu nombre, y haber rebotado en el suelo, en vez de hacerte añicos. A ver cómo coño volvemos ahora.

 

39 comentarios:

  1. ajajjajja, genial, siempre me sacas una sonrisa. Me ha gustado esta historia del descubrimiento de AMérica , al menos tiene wuassa jajaj. Un abrazo Gaby .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias, Campi , siempre es un honor alegrarte un rato. es una carta de navegacion un poco tramposa pero bueno.
      gracias por estar siempre presente. no suelo participar en la adivinanza que haces los domingos, porque no sé ninguna. no debo ser un lector muy aplicado. pero la sigo,eh
      besosss

      Eliminar
  2. Ahhh así que era ese el secreto del almirante que pudo llegar a américa pese a no saber que existía! jeje... muy irónico y divertido tu texto, Gabiliante! gracias por participar!.
    Un abrazo
    p.d
    A ver si te sumas también a la foto navideña!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro de aberte divertido. algo tenia que tener el almirante escondido en la manga.
      si que me sumaré a lo de navidad
      besosss Monica

      Eliminar
  3. Pues yo hace tres dias me compre una brújula nueva. Me gustan esos cachivaches, no voy a mentir, Aunque si nos vuelven a encerrar no se para que...

    Salud

    ResponderEliminar
  4. No es coña. Me la compre de verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son objetos entre magicos y misteriosos y a todo el mundo fascinan. otra cosa es que en una situacion de apuro, nos sirvieran para algo. las cosas electronicas no tienen el mismo misterio. pero un tomtom mecanico tenia que ser "misteriosquetecagas"
      saludosss Erik

      Eliminar
  5. jajajjajajajajajajajaja Perooooooo mira como me entero la forma en que nos descubrieron !!!
    siempre original, divertido también el relato.. Feliz jueves!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esto no sale en los libros de historia. soslo sabran la verdadera historia los bloggeros que lean esto. guardad el secreto
      besosss Eli

      Eliminar
  6. Por algo pasan las cosas, aunque sea por casualidad je...

    Me gustó ese comienzo de canción... saludos!

    ResponderEliminar
  7. ufff, pensaba que no se habia visto la cancion, con lo que me costo empotrarla en el texto sin modificarla ni que chirriara mucho.
    gracias y saludosss JLO

    ResponderEliminar
  8. Brutal, amigo, ese final hilarante es una preciosa salida a un viaje con rumbo incierto :-)

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. fijate tu, que los satélites españoles de la época funcionaban mejor que los de ahora, que se pierden en el espacio
      Besosss amiga

      Eliminar
  9. Jajjaja
    Muy bueno.
    Si es que algo raro tenía que haber.
    Ya me extrañaba a mí tanta casualidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es lo que tienen las casualidades. que no existen.
      Saludoss toro

      Eliminar
  10. Buenísimo. Es imposible no tatarear en la mente la canción de los Pinzones, y a partir de ahí, ya se prevé una divertida versión maravillosamente llevada, además de reveladora!

    Me ha encantado Gabi.
    Siempre un placer tu magnífica inventiva.

    Abrazo grande, y muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro de haberte divertido y hecho cantar. Le iba a regalar un smartphone con Google maps, pero a quien iba a llamar...
      Besosss y graciasss , gine

      Eliminar
  11. Brutal tú comienzo ! Has hecho que cante la canción de los hermanos Pinzones y me divierta un buen rato con sus peripecias. Un placer leerte !
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. jaja. me alegro de haberte divertido. aquello sí que debio ser un viaje, con o sin medios secretos.
    Graciasss y Besoss, Lucia

    ResponderEliminar
  13. Y llegaron hasta por aquí nomás,
    jajaj
    lastima que no se perdieron del todo.

    Abrazo :)

    ResponderEliminar
  14. Fíjate que nunca hubiera sospechado que Colón fue un adelantado a su tiempo. Divertida crónica de un viaje algo accidentado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Fíjate que nunca hubiera sospechado que Colón fue un adelantado a su tiempo. Divertida crónica de un viaje algo accidentado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Muy divertido tu relato del descubrimiento de América!
    Me has alegrado la mañana.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Las tres calaveras nunca mejor dicho.
    Sonrío en tu texto, Genial.
    Un placer leerte
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Vaya, pues yo siento no haber podido disfrutar del relato; estoy desfasada y no he pillado salvo que el tal Colón llevaba un aparatito futurista que lo guiaba. Ni conocía a los Pinzones, ni sabía lo que es un ton ton? Ahora lo he buscado, creo que es un gps?. Eso me pasa por clasicona. No obstante, tiene tu sello y siempre es un placer leerte.

    Saludetes :)

    ResponderEliminar
  19. Ja ja ja ja que divertido tu relato y sabes que me recordaste a aquella canción?

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. la tecnología no es la panacea universal, valen más los años de experiencia que la inexperiencia de los años. Buen finde

    ResponderEliminar
  21. Me he reído de principio a fin con tu historia, jajajajaja
    Te la agradezco y te felicito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Es buenisima la forma en que recreas la historia y ya lo del tom tom es el summun. Muy bueno. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Jajaja! Vaya carta se tenía don Cristóbal guardada! Supongo que la vuelta, una vez que sale ha ido, les resultaría más fácil.
    Bss.

    ResponderEliminar
  24. me gusta lo que has escrito asi de facil
    nada mas
    abrazos desde Miami

    ResponderEliminar
  25. Así me quedo yo cuando voy conduciendo utilizando el Waze y me quedo sin conexión. Alguna vez no me quedó más remedio que parar el auto y esperar a recuperar la red para avanzar. Y es que en la zona por la que andaba había tan poca gente para preguntar como en medio del mar. Estamos perdiendo el sentido de la aventura...

    Besos

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares