domingo, 28 de marzo de 2021

LOS MUERTOS

Este texto es mi aportacion al reto de Ginebra Blonde para el mes de marzo. 

Se trata de describir una escena de una pelicula que pueda referenciarse a alguna de las secuencias de imagenes que nos propone. Me ha resultado exraordinariamente dificil relacionar las imagenes con una pelicula, y aunque Ginebra siempre dice que los temas son una excusa para escribir, esta vez he intentado respetar la propuesta, ya que casi siempre me las salto. Y casi lo consigo, pero...

Vaya, que he tomado imagenes de dos secuencias, la 10 y la 14, y  he hecho un pastiche. Para colmo , resulta que la pelicula es una adaptacion de un cuento de Joyce, o sea que esto viene a ser un plagio, salvandfo las distancias, pero bueno...

Podeis ver el resto de aportaciones al reto de Ginebra a final de mes en LOVELYBLOGGERS

                Greta se queda petrificada mientras baja por la escalera, al escuchar una antigua canción, bellamente cantada en otra estancia, por un tenor invitado a la cena que acaba de concluir.

                Gabriel, su esposo, la espera al pie de la escalera, pero ella no continúa bajando; más bien, palidece consumida por un dolor creciente, cubierto su pelo, con un pañuelo blanco, enmarcada su cara, en la vidriera catedralicia de una puerta que hay tras ella. Todo se ha parado hasta que termina la canción: La chica de Aughrim. Luego, todo se reanuda, pero Greta ya no está. Coge del brazo a su marido y se dirigen al hotel en un carruaje, mientras la nieve cae sobre la noche y sobre todo lo que abarca la vista. Él intenta entablar una conversación pero Greta sigue ida.

                En el hotel, finalmente Greta deja ir la congoja que le atenaza el corazón y la garganta. Cuenta una historia de su adolescencia. Conoció a un tal Michael Furey, un niño de delicada salud, que siempre cantaba la canción que hacia un rato, había despertado sus recuerdos. Vivían ambos en un pueblo llamado Conway…

                ―¿Estabas enamorada de él?

                ―…paseábamos por el pueblo y por los bosques. El pobre Michel estaba ya enfermo. Me tenía mucho cariño y yo disfrutaba mucho de su compañía…

                ―¿Estabas enamorada de él? ―seguía preguntándome.

                ―…Si hubiera estado mas sano, seguro que habría estudiado canto. Empeoró de salud, y ya no podíamos ir a pasear. Más tarde ya no me dejaban ni ir a verlo…

                ―¿Por eso querías ir el año pasado a Conway de vacaciones? ¿Por ver si te lo encontrabas? ―me pregunta, haciendo un alarde innecesario y ridículo de celos, por un episodio ocurrido hace ya más de veinte años. A ver qué dice cuando le cuente que está muerto…

                ―…Eso fue ya en invierno. Yo tenía que volver a Dublín y quería despedirme hasta el año que viene, pero no me dejaban. Y decidí enviarle una carta explicándoselo y deseando que mejorara. La noche anterior a mi partida, mientras en mi habitación preparaba las maletas, en medio de la torrencial lluvia, pude escuchar una pedrada en el vidrio de la ventana; tirada suavemente, como era él. Me asomé y allí estaba el pobre de Michael Furey, calado hasta los huesos, sentado en una piedra del jardín. No pude apartarme de la ventana ni dejar de clavarle la mirada con todo el cariño de que era capaz durante al menos un minuto. Cuando reaccioné, bajé para decirle que se fuera a casa, que ya nos veríamos el próximo… pero ya no nos veríamos más; al cabo de cinco días murió, y murió por mí , por mi culpa… ―Y rompió a llorar como nunca le había visto hacer. Repetía lo de la culpa una y otra vez. Se levantó de la silla y se lanzó sobre la cama , boca abajo, mientras seguía llorando desconsolada. Me senté a su lado para intentar calmarla. Creo que nunca había visto llorar Greta. Greta no lloraba nunca. Creo que no hubiera llorado aunque le hubieran cortado la mano con un serrucho. En cambio, ahora… por una canción se desata este torrente de emociones. Lloraba y se hundía en la cama hasta casi desparecer, dentro del colchón, mientras su cabeza y su vestido seguían visibles. No conozco a Greta. Llevo quince años conviviendo con ella, todos los días, y no la conozco. ¿De dónde ha salido esto? ¿De qué profundo y recóndito lugar de su corazón?  No lloraba así por pena, ni mucho menos por remordimiento. No se llora así por eso. Lloraba por amor. Amor por alguien con quien paseaba en la adolescencia.  Si mañana me muriera yo, no creo que llorara por mí así. No creo que sienta por mí así. Ni creo que yo sienta así por ella. No creo que haya sentido así nunca por nadie; ni creo que lo vaya a hacer en el futuro.

                Ya no llora. Se ha dormido mientras yo la miraba. Ahora me viene a la cabeza el ridículo discursito que he soltado durante la cena, como hago cada año. Aunque cuando mencioné a los muertos, no me refería a el pobre de Michael Furey. Cuando la tía Julia cantaba en la celebración previa a la cena, y se le inundaban los ojos de lágrimas, pero sin llegar a derramarlas, pensaba sin duda en su difunto marido: “el general”, como todos le llamaban. Decían que fue un héroe; guardaba de él todas sus condecoraciones, adornando todas sus fotografías gloriosas; estaba tan orgullosa de él… No sé si en algún otro momento del año lo rememoraba con tanta intensidad como este día, que celebramos juntos todos los años.

                Tambien recuerdo a mi otra tía, Kate, cuando hablaba del tenor “Parkinson”, un tenor de no demasiado renombre, pero al que ella recordaba, mirando al techo con los ojos húmedos, entrelazando las manos apoyadas en la mesa mientras se hacia el silencio durante unos segundos. Una emoción impropia de la admiración artística. Otra historia no contada nunca. A estos muertos me refería.  Pero sin duda había más gente a la mesa de la que yo creía. Cada uno lleva consigo sus propios muertos.

                No para de nevar. Nieva sobre todo. Sobre la gente que se apresura a volver a casa, y sobre los que ya están en ella. Todo es blanco en esta noche negra, manchada de algunos amarillos de gente como yo, que mira por la ventana como cae la nieve. Veo desde aquí el cementerio. Tambien nieva allí. Allí están “el general” y “Parkinson” y mis padres y los de Greta. Hoy nevara también, muy especialmente sobre la tumba de “el pobre de Michael Furey”, esté donde esté. ¿Cuánta gente habrá debajo de ese manto de nieve? Cuántos muertos, sean de quien sean. Cuantos recordados… la mayoría olvidados, porque ya están también muertos los que los recordaban. Cuantas historias, contadas y no contadas, que no se contaran jamás, desde que hay historia y antes aun. Y cada uno creyó ser el más importante para otros y para sí mismo. Y ahora apenas queda nada. Y nosotros somos iguales. Qué poco importamos. Qué poco variará la historia del cementerio, cuando allí nos lleven. Que insignificantes somos ahora que estamos vivos, y que poco importaremos cuando estemos muertos. La nieve seguirá cayendo sobre todos.    

 

La película es "Dublineses. Los Muertos" de John Huston, basada en un rela to de James Joyce del mismo título.


31 comentarios:

  1. Bueno como yo suelo decir no estarán muertos mientras alguien los recuerde. Pero cuando muera el último recordarte...

    SAlud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. solo es para ver en perspectiva cuanto nos preocupamos pot la poca cosa que somos
      Saludos Erik

      Eliminar
  2. Un buen texto para esta convocatoria de Ginebra, nos has narrado episodios de vida y muerte.
    Siempre seguirá nevando y nosotros no estaremos para verlo ...podría ser el final.
    Un besote Gaby siempre me sorprendes y bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias campi
      creo recordar que la peli acaba algo así como tu dices
      Besos y felizsemana

      Eliminar
  3. Los muertos viven en quienes siguen vivos del mismo modo que los vivos mueren para los muertos que siguen vivos mientras no mueran los que aún viven y así sucesivamente en una constante contra el olvido del que nadie al final sale vivo...

    Abrazo admirado, Gabiliante. Te le animas a cualquier relato. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. somos una gota de agua. esperemos que alguien nos beba para perpetuarnos un poco más.
      Gracias por tus siempre amables palabras, maestro

      Eliminar
  4. Y nieva sobre los vivos, sobre los muertos y sobre los recuerdos de los muertos…
    Has hecho un texto reflexivo, interesante. La escena más impactante es la de la chica, pasmada en la escalera, escuchando, y después, la que llora ante su atónito marido, y entre ambas la historia fluye con suavidad y naturalidad, colocando los dos puntos de vista de los personajes. La parte final de la nieve sobre la nieve de los muertos redondea con poética filosofía la historia… Esas capas y más capas evocan la nada, el olvido, el paso del tiempo, la rutina de la misma muerte, la indiferencia del destino ante los hombres... y tantas cosas que le dan hondura al texto, haciendo la escena total independiente en sí misma, para formar un relato de calidad. Me ha gustado mucho; habrá que ver la película...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por Como has comentado, creía que habías visto la película, porque la frase final, es exactamente la que has puesto tu al principio. y la imagen de ella absorta en la escalera es como tu la explicas. la peli no es nada espectacular, 90 minutos y el director la rodó poco antes de morir.
      besazosss maite

      Eliminar
  5. Has escrito sobre un tema que me conmueve.
    Tanta gente que ha desaparecido de todos los recuerdos.
    Cuánto duran los recuerdos sobre ellos?
    Un par o tres de generaciones?
    Y adiós para siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues así es como es. o inventas algo y te haces famoso de algún modo, o ers es lo que hay. peto contra lo que no hay remedio o vale la pena preocuparse.
      saludoss

      Eliminar
  6. Conmovedor, Greta Garbo, en su laberinto de recuerdos. Un texto excelente, como casi siempre.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el prota se asombra del torrente de emociones que desata una canción y que él nunca, podrá desatar.
      besazooos, amiga

      Eliminar
  7. Hola Gabiliante , un relato algo distinto a lo que me esperaba
    pero también tiene su encanto , ya que de cierta manera , siempre nevara sobre todos nosotros
    y nuestras tumbas , y la vida seguirá su curso hasta que no haya nadie , te deseo una
    feliz semana amigo mío , besos de flor.
    Pd ; Con tú permiso me quedo como una seguidora tuya más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los jueveros, como son cortitos, aunque yo igual me paso siempre, se prestan más al. humor,. Como ginebra permite,, un poco más de extensionen estos retos los hago un poco más seriod(este es un poco demasiado pero me costó mucho encontrar una peli) y la peli es así, solo he retocado un poco los personajes y modificado los narradores.
      orgullosisisimo de que me sigas. yo te veo por los jueves, en que, participó casi todos, menos este y otro de hace poco.
      besazosss y abrazosss flor

      Eliminar
    2. Si tienes un ratito y si quieres , puedes echarle un vistazo al mío
      a ver que te parece ,https://elbauldemislibrosyjuguetes.blogspot.com/2021/03/convocatoria-ginebra-blonde-del-mes-de.html#comment-form , vale besos de Flor.
      pd , Es que hoy hice una nueva entrada , dedicada a la primavera.

      Eliminar
  8. Hablas de un texto y de una película conmovedores, que toca ese tema que a todos nos afecta. Lo haces de una forma muy respetuosa y veraz.
    ¿Quién se acordará de los que sufrieron cuando nos fuimos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa es otra, pregunta que añadir al tema. ya vi tu post de ayer, y quizá esto no sea lo más adecuado, para los sentimientos que describías ayer. pero bueno...
      Saludos y abrazos, alfred

      Eliminar
  9. Hola, Gabi.
    No he visto la película, o no la recuerdo, así que para mí es toda una novedad. Hoy me provocas una emoción diferente a la última entrada: Encoge, toca y vibra desde dentro para eclosionar en una burbuja de sal. Es un momento delicado, donde uno se hace muchas preguntas que parecen acabar en ese punto final que cierra la interrogación. La vida es un paso tras otro hasta que el último en una zancada a saber dónde. Igual no hay que hacerse tanta introspección y limitarse a vivir, a disfrutar y ser... en el sentido más profundo y liviano a la vez... y dejar ir como el agua en las manos bañadas de aceite.

    Me ha gustado mucho esta versión y te felicito de nuevo. Recoge el estigma de las imágenes.
    Por cierto, ¿había que basarse en una película? :-9 Yo a mi aire.

    Te dejo un beso enorme, Gabi.
    Sonríe y vive. Sé que lo haces.

    ResponderEliminar
  10. siii, la propuesta era una secuencia de una peli, pero a las magaspoetisas se les permite todo. yo también he hecho trampa, (pero no se lo digas a ginebra). Las imágenes que pongo arriba están retocadas. HD cogido de dos mosaicos las que más me con venían.
    el protagonista no parece el más feliz del mundo, y no siendo viejo, ya tiene un sentimiento trágico de la vida. el director hizo la, peli poco antes de morir(supongo que ya, lo Sabia.
    megabesoss múltiples, Mag

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, Chitón... que luego todo se sabe. Me voy a lo de Gin para dejarte solo un beso, bueno más pero eso, besos :-)
      Feliz finde.

      Eliminar
  11. Y hay más muertos que vivos... enterrados bajo la nieve y el olvido.

    Me gustó la escena que recreaste. El cambio de narradores, hasta tres veces, no me hizo perderme.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero muchichisimos más.
      es fácil cambiar de narrador con un chico y una chica y un tercera persona. con más de un chico o más de una chica es más complicado.
      Gracias Alís. espero que estés bien, creo haber leído o insinuarse que estabas pocha.
      Muchos Besoss y animos

      Eliminar
  12. Buenas tardes, soy Yenny García, me remitió la dirección de este blog Montse. He Estado haciendo un curso de Administración con ella. Y el motivo por el que contacto contigo es porque también soy escritora y me gustaría participar en tu grupo de Escritores.

    Te remito la dirección de mi blog para que le eches un vistazo. En el perfil encontrarás mi correo electrónico en donde puedes contactar conmigo.

    Muy interesante lo que he leído aquí, me ha gustado mucho.

    Saludos,

    Historias por Yenny García

    http://historiasyennygarcia.blogspot.com/?m=1

    ResponderEliminar
  13. Nada de plagio¡ re- interpretación, y eso cuenta y resultó muy creativo. 😉

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AHHH bien bien. buena idea. no lo habia pensado se lo dire a mi abogado si se da el caso.
      gracias Neo. siento no haber podido participar. tenia lio
      besosss Monica

      Eliminar
  14. Me gustó la historia de Greta. Le queda una vida para conocerla y además está viva...Aún.
    Un placer leerte
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. jjaja. hay quwe aprovechar el tiempo
    gracias por leerme.
    abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  16. Con tanta lluvia y nieve y frío no me extraña que se muera la gente. Vaya clima. No conocía esta parcela de los blogs de convocatorias de relatos a partir de una idea propuesta. Curioso.
    Me ha gustado tu historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. gracias. me alegro de que te haya gustado. El reto de ginebra es mensual. como he visto en tu blog que escribes mucho, hay un grupo variable que participamos en una convocatoria los jueves. te paso el link del próximo, por si te animas, pero luego no quemes el blog. me sentiría culpable
    http://doroteafuldebenke.blogspot.com/2021/04/convocatoria-del-8-de-abril-la-vejez.html?m=1
    saludosss

    ResponderEliminar
  18. Muy buen relato, me ha encantado, estare volviendo para leer mas cosas tuyas!

    ResponderEliminar
  19. Gracias x el comentario y la visita
    Abrazoo

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares