martes, 29 de junio de 2021

EL CAZAPATOS

 

 

  Esta semana nos convoca NEOGEMINIS para nuestro semanal relato juevero.

Se trata de armar un relato con algun personaje "tocado" con alguno de los cubrecabezas que adornan

el perchero de la foto. No he podido resistir la tentacion de cubrir al personaje con dos de los gorros

que aparecen. Es un especie de adivinanza, en que no hay nada que adivinar, pero que se va desvelando

 poco a poco.

Podeis leer el resto de relatos participantes AQUI

 

 

 

            La Sra. Hudson no pudo hacer nada. La policía entró en tropel, aunque nadie oponía resistencia. Respondían a un chivatazo. Cuando abordaron el cubículo del denunciado, la escena no podía ser más reveladora. El inquilino de la Sra. Hudson se desparramaba por todos los lados de un sillón desvencijado, parcialmente vivo y parcialmente inerte. La boca abierta no tenía nada que ver con la cara de incredulidad, que tampoco tenía nada que ver con algo parecido a asombro, porque en realidad, el desparramado no se enteraba de nada. Una jeringa de vidrio y metal colgaba de su brazo, y una goma larga y gruesa descansaba en el suelo. Entre varios policías izaron los sesenta kilos que pesaba el acusado, y lo transportaron escaleras abajo hasta el coche policial. En lo que duró el trayecto, la Sra. Hudson se debatió entre llamar a John ―su amigo y compañero―, llamar a Mycroft ―su hermano―, y colocar al detenido su característico y peculiar gorro de cazapatos, que lo caracterizaba, aunque nunca había cazado un pato. Era el complemento justo para su vestimenta habitual. Pantalón verde de franela, chaleco del mismo color, camisa blanca y una capa que no pudo convencer a los policías de que le pusieran. Finalmente, la Sra. Hudson hizo lo último porque ninguna de las otras dos opciones iba a servir para nada. En cambio, esta…

            Una vez en las dependencias policiales, el detenido fue transportado al calabozo, ya que en el registro del apartamento, la policía había descubierto heroína suficiente para al menos dos consumidores, el doble de la aceptada para autoconsumo. El responsable del calabozo presumía de ser capaz de distinguir a los culpables antes de ser juzgados. A los precondenados, los adornaba con un gorro de presidiario.

            ―¿Qué me traéis aquí? ¿Un cazador de alto copete? Dadme ese gorro de cazapatos y ponedle este, que le ira mucho mejor.

            Cuando John llegó al apartamento fue informado de todo lo acontecido, con todo lujo de detalles ―incluida la imposición del gorro―. El doctor recriminó esa acción a la Sra. Hudson, que no comprendió el motivo; ir sin aquel gorro era poco menos que ir desnudo.  John se apresuró a llegar a la comisaria, temeroso de que, si su amigo era encarcelado, fuera reconocido por alguno de los compañeros de calabozo, y en aquel estado, no se pudiera defender. Cuando entró en la comisaria, extenuado por la carrera, su entrenado ojo, lo primero que detectó, fue el sombrero de cazapatos colgado del perchero;  entonces suspiró aliviado. Superado este punto, ya con más calma se dirigió, al policía del mostrador a quien ya conocía:

            ―Agente Jameson, ¿puede avisar al inspector Lestrade?

            ―Inmediatamente, Dr. Watson. ¿Quiere que le diga algo?

            ―No, solo que venga ―Y se sentó aliviado, en una silla, a esperar.

 

33 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Con i griega, supongo...
      Me alegra que ya lo veas todo claro (lo de la vista).
      Saludosss

      Eliminar
  2. El sombrero identifica a la persona y aquí creo que lo has dejado bien claro. Como siempre sorprende con tus letras para bien, de eso no te quepa duda. Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campi. En cuanto vi el sombrero de cazapatos (no sé si tiene un nombre concreto) y el de preso,ahí juntitos en el perchero, enseguida me vino la historia. Sorprender es de lo más importante, dependiendo del tipo de escrito , está claro.
      Besosss enormes , Campi

      Eliminar
  3. La cosa está clara y puede respirar tranquilo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Su sombrero y él.
    Yo creo que a todos nos identifica un objeto. Algo así como si fuera lo que nos proporciona seguridad.
    Un abrazo y feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este sombreo al menos, sí. ha salido el relato de inmma, acompañando al mismo personaje
      .besosdd

      Eliminar
  5. jjajajajajajaj digamos que sin querer quedó liberado de culpa y cargo ...aqui diriamos zafó y su amigo pudo esperar tranquilo...en esta ocasion era mejor llevar el sombrero de preso..Definitivamente hay objetos que nos identifican con nustra historia completita, como en este caso su gorro de cazapatos aunque nunca hubiese cazado uno.. Original relato y desenlace Gabiliante!!!abrazo y buen dia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Este es bastante definitorio. No sé si figura en algún relato de Conan doyle, porque llevaba ese gorro.
      Besosss

      Eliminar
  6. Estupendo relato en donde el sombrero nos da la pista principal sobre la identidad del personaje "sobredosificado" jeje. Me alegra que te entusiasmaras y decidieras sumarte a esta propuesta juevera, Gabiliante. En breve armo la lista de participantes. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por convocarnos. Yo siempre me apunto si no estoy muy agobiado o desganado.
      Besoss transatlanticos.

      Eliminar
  7. Manejas la sutileza, amigo, y el remate sorpresa. No cualquiera.

    Abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de la sutileza, viniendo de quién viene, maestro
      Abrazo transatlantico

      Eliminar
  8. Jolines, nuestro amigo el gran investigador resulta que es heroinómano...es que no podemos confiar ni en nuestros héroes. Lo has hilvanado muy bien. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Ya era sabido , pero no se comenta mucho, es un secreto a voces.
    Besosss

    ResponderEliminar
  10. ¡Pero qué le has hecho al señor Sherlock! ¿Y su exquisitez, inteligencia, comedimiento....? En lugar de pipa… un chute y una gorra de presidiario... ¡Ay, qué pena, por Dios! :D ;D
    Y ese tipo de gorrilla ¿se llama cazapatos? En todo caso el nombre te va al pelo porque choca como dos trenes.
    Todo un cuadro de lo más simpático y estrafalario. Como siempre narrado con precisión y buen estilo. Muy buena la escena de la mujer apresurándose a ponerle su gorra, porque si no... no es él.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  11. La exquisitez, la inteligencia y el comedimiento los mandaba de vacaciones cuando se drogaba, que como ya dije antes, era parte tan inseparable de él , como el gorro (que no sé si se llama cazapatos, pero es como yo la bauticé).
    Pero era consumidor, no traficante. El prejuzgador, le salvó la vida
    Besossss

    ResponderEliminar
  12. Me has dejado sin respiración hasta el final. Cuando describías la escena del sillón en lo plástico me ha recordado a una pintura de Francis Bacon que vi hace un par de años en un museo en Hannover en la que se veía a un hombre en un sillón en esos términos pero sin jeringa. Muy buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El próximo día lo hago más corto, no respirar mucho rato es malo.
      Gracias Esther
      Besoss

      Eliminar
  13. Que hermoso que te quedo mi amigo
    Gabiliante, con un final buenisimo,
    bravooo te aplaudo.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un final parcial. cuando Lestrade evalúe los pros y los contras lo soltara.
      Gracias siby, besosss

      Eliminar
  14. Vaya con Sherlock... consumo y tráfico.
    No le aplicarán el non bis in idem.
    Palo administrativo y palo penal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener el Doble sirve para consumir dos veces, no para traficar , pero las leyes son como son. Cualquiera que haya leído las historias de Sherlock sabe que no traficaba... estos de Scotlamd yard...
      El latinajo lo he tenido que buscar...
      Saludos licenciado Toro

      Eliminar
  15. interesante me los he leido a todos te imaginas como he quedado Mi cabeza llena de bonetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que ponertelos en plan muñeca rusa, de pequeño a mayor , uno dentro de otro, si no se te caen todos.
      Besoss mucha

      Eliminar
  16. Divertida e intrigante historia con este "sobrero de cazapatos" (me encanta la expresión)
    ¡Gracias, Gabi! y me hubiera encantado que continuara porque me quedé con ganas de seguir leyendo.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gracias Myr. Ya me he pasado, creo que más de 100 palabras, pero no se lo digas a Monica😜,creo que no se ha dado cuenta
    Besoss

    ResponderEliminar
  18. Podría ser algo que Watson, el cronista casi tan célebre como el detective, se abstuvo de contar.
    Podría ser una revancha de algunos de los perseguidos por el infalible investigador.
    Seguro que Lestrade intervendrá para dejarlo libre, sobre todo si hay un caso que resolver.

    Toda una fanfiction de personajes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no había asesinato, así que no tenía demasiado interés para una novela o relato. Sin duda, Lestrade es un pragmático.
      Abrazo Demi

      Eliminar
  19. Podés escribirla continuación, para participar de la siguiente convocatoria, que es de Campirela.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Es buena idea. Acabo de ver la convocatoria. Tengo que hacer otro relato para el jueves, para otra convocatoria de un relato de la infancia en primera persona. Voy a intentar hacer uno que me cubra a los dos.

    ResponderEliminar
  21. Qué bueno! Felicidades.
    "Sombrero cazapatos" Pues sí, muy curioso. Muy bien ligado hasta el final. Bravo!

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares