domingo, 6 de febrero de 2022

EL ASTRONAUTA

 

 Esta es mi aportacion al concurso del TINTERO DE ORO, para este mes de febrero. Se trata de construir un relato de 900 palabras sobre el tema de UNA JOYA.

Podeis ver el resto de participaciones AQUI

 

 

 

          ―Abróchense bien los cinturones. Nos disponemos a despegar.

          “ASTRONAUTA: Persona que tripula una astronave, o que esta entrenada...”

          ―Papá, quiero ser astronauta.

          ―¿Astronauta? ¿Para qué quieres ser astronauta?

          ―Son los que van al cielo, ¿no, papá? Al espacio, me refiero…

          ―Sí, pero hay que estudiar muchísimo y empezar más joven, Tu ya eres mayor.. Y tener mucho dinero. Y vivir en los Estados Unidos.

          Papá siempre me pone pegas. Antes de morir, mamá siempre me decía que yo podía hacer lo que quisiera.

          “MORIR: Llegar al término de la vida”

          ―Mamá, ¿Por qué los otros chicos no van al sicólogo?

          ―Porque… porque sus padres no se preocupan tanto por ellos. ―Mi madre siempre me contestaba rápidamente y siempre con una sonrisa. Cuando traía las notas, yo me daba cuenta de que no le agradaban, pero  sonreía y acariciándome la cabeza decía:

          ―Muy bien, Pedrito.

          A veces me miraba un ratito y luego bajaba la cabeza y lloraba en silencio. Un día le pregunté:

          ―¿Estás bien mamá? ―entonces ella se apresuró a secarse las lágrimas y a sonreírme, levantando la cabeza, aunque no decía nada. Eso solo lo hice un día.

          En cambio, a veces papá le decía:

          ―¡Carmen, eres una joya! ¡Esto está buenísimo! ―Entonces ella con la cabeza gacha, haciendo lo que estuviera haciendo, sonreía satisfecha. Lo de verdad de mamá, era lo que hacía por lo bajini, con la cabeza gacha. A mí me sonreía mucho, pero no estaba satisfecha con nada de lo mío, aunque siempre me besaba y me abrazaba mucho. Una vez, yo le dije que era una joya cuando le di las notas, y sonrió pero con la cabeza levantada; no fue como cuando papá se lo decía. Y luego miró las notas.

          Dos días después, papá y mama me dijeron:

          ―Pedrito, te vamos a cambiar de médico, y de colegio.

          “PSIQUIATRA: Especialista en siquiatría. PSIQUIATRÍA: Ciencia que trata las enfermedades mentales.”

          Me gustaba hablarle a mi sicólogo; con este médico nuevo no hablaba mucho, ni yo ni él. En cambio, lo del cole nuevo no me importó. En el antiguo no hablaba mucho con los compañeros ni los profesores, y en el nuevo tampoco. Ni las notas, ni la cara de mamá cuando las leía, cambiaron.

          ―Papá, ¿Por qué mamá estaba siempre triste? ¿Por qué sabía que se iba a morir?

          ―Nooo. No era por eso. Bueno, quiero decir que tu mamá no estaba siempre triste.

          ―… porque tú también morirás y no estas siempre tan triste.

          Papá enseguida se cansaba de hablar conmigo.

          Un día vi un documental sobre los diamantes, cómo se forman a partir de carbón sometido a mucha presión durante miles de años. Pensé en lo curioso que resultaba que una cosa tan insignificante como el carbón fuese a la vez tan barato y tan valioso, dependiendo en la forma que adoptara: un diamante, tan valioso; un árbol quemado, tan poca cosa; las cenizas de mamá en la urna del salón, tan valiosas; el humo de los coches tan despreciable…

          ―Papá, ¿mamá era tan triste antes de nacer yo?

          ―Noo… Antes era…―se interrumpió y me miró de reojo― No era triste ni antes ni después. ¿Porque te empeñas en que mamá era triste?. Yo, ¿también soy triste?

          ―No, tú a veces estás triste. Pero mamá era triste.

          ―Brrr… ―Se acabó la discusión. Cuando se ponía así, se iba a limpiar su colección de armas. Así se tranquilizaba.

          Mamá me contó una vez que los militares no eran de dar muchas explicaciones, pero que eso no significaba que no me quisiera.

          Y, poco después vi aquel documental sobre Sagitario A, un supermasivo agujero negro que comprime con una presión infinita, todo lo que cae en él. Y está aquí mismo, en la vía láctea. Le expliqué al siquiatra mi idea, pero lo único que hizo fue quitarme la ilusión y darme más medicación; así que lo dejé. Ya estaba harto de que me quiten las ilusiones. Poco después murió mi padre y yo heredé las dos casas que teníamos y el dinero ahorrado, supongo que para mí, porque no tengo hermanos. Y la colección de armas. El juez me puso un albacea, que era un primo mío, y que era el único que no intentaba quitarme toda ilusión que tuviera, ni ponía pegas a que me gastara el dinero, que era mío.

          A principios del siglo XXI, los primeros viajes espaciales turísticos eran carísimos, pero treinta años después ya no era así, de modo que invite a mi primo a que me acompañara a los Estados Unidos, y con su ayuda, compré un billete.

          Esto va de fábula. Tiembla mucho pero estamos subiendo rapidísimo. Ya casi no se ve el azul del cielo. Por fuera es todo negro. Me ha costado muchísimo que me dejaran subir la urna de mama, pero es que sin ella, el viaje no tenía sentido, ¿verdad, mamá? Estas cristaleras enormes dejan ver todo. Perdona que te hurgue, mama, pero no podía esconder la pistola en otro sitio.

          Bang, bang, bang, bang. Cuatro disparos para romper la cristalera. Todo lo cercano a ella ha salido al espacio, pero mamá la primera:

          ―Adiós, mamá. Vas derecha a Sagitario A. Llegarás en unos siglos y te convertirás en diamante en bruto, que cuenta como joya.

          Aquí afuera hace frio y falta aire, pero bueno… Hecho esto, no tengo nada más que hacer.     

 

63 comentarios:

  1. Gaby, a veces me sorprendes y mucho, sabes cuando estaba por la mitad del texto pensé en Forrest Gump , es como si le estuviera escuchando hablar a leerte a ti. Un bue texto te felicito. Besote y feliz semana .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaa. Sii??
      Yo tambien pensé en él cuando lo escribia. Mitad en él y mitad en el medico joven ese de "good doctor".
      Joo. Me alegro mucho que te haya transportado ahi.
      Graciass y besosss campi

      Eliminar
  2. Al final logró el nene lo que anhelaba (El Espacio) y dar preponderancia a su mamá (porque un verdadero diamante ¡eso es Una Madre!) Engarzar la estructura del argumento tal como lo has hecho (literatura de nuevo cuño) me ha agradado y sobre todo, entretenido. El Existencialismo presente siempre complace andurrearlo en mi cerebro de lector. Has sido muy original.
    ¡Que tengas un buen fin dominical!

    ResponderEliminar
  3. Vaya!! Muchas gracias por lo de nuevo cuño. Primero escribí el principio y el final (que es el relato en presente) con narrador en tercera omnisciente, y el pasado-recuerdos en primera, pero podia parecer un error y lo cambie todo a primera, a pesar de lo que cuesta (al menos ami) escribir presente en primera sin que parezca un pastiche sobreexplicado. Los recuerdos son retazos temporales, compartimentados por las muertes de los padres, para exñlicar las circunstancias y limitaciones del protagonista.
    Muchas gracias Juan

    ResponderEliminar
  4. Relato expresionista y a lo bruto, como el diamante in situ. Dentro de poco podrás apuntarte a uno de los viajes que las empresas de Brezos y Branson van a poner en marcha. Yo estoy esperando a ver el itinerario y los servicios porque eso de contemplar la Tierra desde lejos y después morir es atrayente (no por la muerte, sino por la curiosidad cumplida, aunque de momento me consuelo y sueño con los documentales y con el seguimiento de la estación espacial)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi no me atrae en absoluto. ¿Tu tienes claro cómo se aguanta en el aire eso? ¿Y con tanto peso? Y seguro que dejan subir gordos...
      gracias fackel. Lo de expresionista fue sin querer, no me voy a poner medallas
      Abrazo

      Eliminar
  5. Has logrado meter muchas cosas muy buenas en muy poco sitio, me ha gustado mucho...

    Entiendo al protagonista, cuando tus sueños no tienen visos de cumplirse lo que hay que hacer es retorcerlos para que sean otra cosa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de muchas cosas.
      No necesitó retorcer mucho. El astonautismo era un medio. El objetivo sienpre fue el mismo. Cumplir la mision wue se impuso.
      Abrazooo

      Eliminar
  6. Realmente me gustó mucho, sentí mucha pena por ese joven y sus padres, la tristeza de su madre y supongo el no saber cómo actuar de su padre, y realmente me sorprendió el final no lo esperaba, no me lo imaginaba, muy bueno, saludos, Patricia F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tristeza de la madre es lo unico que puede provocar pena. Del padre no sabemos mucho. Y el joven-mayor cumplió su objetivo. Al final no tiene pinta de estar de otro modo que satisfecho. Lo que vemos los das, o lo que pensamos que deberia ser feliz, a él poco le importa. Tampoco le importó lo que le ocurrió a los otros tripulantes de la nave. Ni siquiera se lo planteó.
      Abrazoo Patricia
      Cuestion:¿ tu eres la patricia de la lagartija del relato, creo que de susana?

      Eliminar
  7. Un fantástico relato.

    Y un inesperado final.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amapola
      Que bien que te haya gustado. Esta vez no ha resultado tan comico como otras.
      Besosss

      Eliminar
  8. ¡Qué bonito y qué tierno relato, me gusta mucho cómo has marcado los tiempos con las diferentes definiciones y el giro final!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las definiciones no corresponden a cambios temporales exactamente, aunque la mayor parte de las veces coincide. Pedrito miraba en el diccionario virtual o no, las palabras que iban a provocar cambios importantes en su vida. La escena final pensaba elaborarla mas pero se me acababan las palabras y acaba así, un poco drásticamente.
      Gracias Noelia, Besoo

      Eliminar
  9. Espléndido. A mi parecer, uno de tus mejores cuentos. El desarrollo suave y paulatino de la enfermedad del niño, la tristeza de la madre, las observaciones del niño, los conceptos de diccionario, y finalmente la loca y sublime belleza del final, en la que la presión de un agujero negro es capaz de realizar su magia, todos ingredientes perfectos para esta gran historia. La agilidad de la lectura ya es sello de la casa.
    Es de una ternura que conmueve.
    Enhorabuena
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso te pasa por ser un espiritu sensible.
      El otro dia en un comentario me quede a cuadros, con una adivinanza de un paraguas, a la que no diste ninguna importancia.
      Eres una de las personas que mejor me "lee".
      Un dia voy a intentar escribir algo que contenga algo , una sensacion, un chiste, un juego o algo que se te escape. Es un reto comparable al de Pedrito...
      Besoss

      Eliminar
    2. Ajajá... :)
      Me pillas seguro.
      :)

      Eliminar
  10. Increíble la tensión que se experimenta leyéndote hoy, Gabiliante. Extremas todos tus recursos para contarnos la irrealidad con toda normalidad. Qué puede ser irreal si lo vivo, me decía una vez un amigo en instancias como la de tu protagonista... Además de vívidamente escrito sometes al lector a una presión no de miles de años como al carbón que deviene en diamante pero casi... Gran relato. Entre los mejores que te he leído...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos. Tu amigo teniaas razon que un santo. ¿Tenemos que creer la realidad de los demas aunque contradiga la nuestra?
      Anrazo grande Csrlos

      Eliminar
  11. Impactante tu relato. La mente es un enigma y hay asuntos muy delicados que se queda flotando como un astronauta. Un gran relato, Gabiliante.

    Mil besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno articula los planes y les dá la importancia que cree conveniente. Cuando contraviene los nuestros, o los de la mayoria, el individuo tiene un problema. O qizas son los demas, los wue tienen ek PROblema.
      Besosss

      Eliminar
  12. Al final lo consiguió... cuatro balazos bastaron.
    El cuento es genial.
    De verdad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando uno se fija un objetivo, y más si solamente es uno, y se traza un plán maestro, desproporcionado o desmedido, y rezne toda la determinacion que ha ido ahorrando durante toda su vida, es imparable.
      Y a ver quien es el guapo que demuestra wue la urna no llegará al agujero negro.
      Gracias y saludoss toro

      Eliminar
  13. Pudo lograr con dinero lo que no consiguió con entrenamiento.
    Diría que poético enviar las cenizas de la madre al espacio exterior, a un lugar donde serán transformadas en diamante, haciendo realidad una metáfora. Aunque el método resultó decididamente drástico.
    Muy bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagina la satisfaccion del dia que completó la idea del proyecto. Y la seguridad de que el proyecto se cumplira, porque nadie podra demostrsr lo contrario. Ella llegara antes, pero el polvo de estrellas que ahora nos conforma acabara en ese agujero negro

      Gracias Demi, saludosd

      Eliminar
  14. Hermoso y tierno relato 😍💗la vida te regala de modos extraños tus deseos, pero lo más importante es valorar nuestro mayor tesoro a nuestros seres queridos. Saludos desde Venezuela y te doy una perla para ti. Abrazos 💋 Tu amiga de letras Raquel de Perlasnarrativas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, sales como desconocida, asi wue haces bien de firma. Ayer te comente tu texto, pero aunquecsea el ultimo que he comentado es el que he leido más veces, porque no paraban de interrumpirme , y empezaba a leer otra vez en el siguiente intento.
      Tienes razin en lo de los seres queridos y es facil descuidarlos, tanto familia cimo amigos. Ešte lo tenia claro, equivocado o no , él hizo lo que creyo qie más le podria agradar.
      Besoss Raquel

      Eliminar
  15. Es impactante... sobre todo el final. Enhorabuena por el relato, suscita interés y tiene un final sorprendente ;)

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Gabiliante, por participar con este relato en el homenaje a Truman Capote y Desayuno en Tiffany's. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
  17. Aquí veo que no todas las personas que resuelven sus historias y alcanzan sus objetivos gracias al disparo de un arma, son necesariamente malas de corazón.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Al principio sentí pena por el crío, pero luego parecía que se hacía mayor, (el psiquiatra no ayudo mucho) perder los padre es un trauma difícil, aunque logró hacer su viaje espacial. Me sentí en órbita mirando a la tierra. ¡Qué sensación más extraña! Buen relato. Un placer leerte. Abrazos

    ResponderEliminar
  19. Un poco caro poner a la mamá en la Vía Láctea. Pero, para eso es la plata, para botarla en cosas locas que nos hagan felices. Este cuento me hizo reir. Gracias.

    ResponderEliminar
  20. ¡Oh! ¡Qué final! Un cuento precioso, Gabiliante. Tierno y emotivo. Me ha gustado mucho el modo de mostrar la relación del niño con los padres y las pinceladas de melancolía que salpican todo el texto. Muy buena historia. Felicidades y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  21. Pues me ha gustado mucho este astronauta, diferente a lo que de momento he leído en esta convocatoria. La psicopatía del niño está muy bien retratada, en sus frases y preguntas se percibe esa percepción particular de la realidad, ese analizarlo y guardarlo todo, dotada de gran inteligencia además, tal vez demasiado lógico como si tuviera cierto grado de autismo. También las personalidades de la madre y el padre militar están diferenciadas. La alusión a la joya, aunque poco ortodoxa, es original y bien pensada. El final desde luego sorprendente, cuando parecía que el niño ahora ya no tan niño se había rehabilitado, comete su mayor locura. Muy buena propuesta para esta edición del Tintero, Gabiliante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola Gabiliante, qué transposición en el tiempo de esta naturaleza humana. La cronología con un final en el espacio, tal vez atravesando un agujero negro que configura enlaces de carbono creando brillantes con la esencia de un ser querido. Nada como una madre que ha querido a ese hijo para convertirla en lo que era, una joya. Y todo con cuatro balazos. Qué imaginación y secuenciación en tan poco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Excelente manejo de los conceptos mezclados con las sensaciones humanas del inocente protagonista y con las situaciones que vive. El final esta cargado de genialidad.
    He disfrutado muchísimo con el relato.
    Gracias por compartirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Muy bueno como has ido introduciendo todos los elementos del relato, al principio con esa ternura, para ir virando hacia ese final inesperado. Con cuetro tiros lo consiguió.
    Un abrazo Gabi.

    ResponderEliminar
  25. Es... una MARAVILLA. Y lo digo sin exagerar ni una letra.

    Me ha encantado, me ha emocionado, me ha sorprendido... me ha atrapado de principio a fin tanto por la forma como por el fondo. El "bang, bang, bang..." me ha hecho abrir los ojos como platos. Y las cenizas saliendo al espacio... de repente todo encajaba. TODO.

    A tus pies... 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼 Mil gracias porque lo he disfrutado mucho. Es una obra de arte.

    ResponderEliminar
  26. Me voy a repetir... pero este relato es de concurso y de ganarlo.
    😍😍😍😍

    ResponderEliminar
  27. Solo un niño/a curioso se interesaría por el mundo de las palabras y sus significados. Esto habla a favor de Pedrito, de su curiosidad, y sensibilidad, por captar la diferencia entre “ser” triste y “estar” triste. Ya solo por esto me ha ganado tu relato, Gabiliante. Destaco también la estructura temporal y las diversas personalidades con voz propia de los personajes (padre-madre) que casi ni necesitan acotaciones en los diálogos.
    Una propuesta diferente con un original astronauta.
    Te felicito compañero.

    ResponderEliminar
  28. Segun parece el primo tambien termino en el agujero de sagitario?

    Diria yo que este personaje era extremadamente peligroso, demasiadas preguntas.

    Pero la verdad la realidad es enigmatica aun para aquellos que sacan buenas notas.

    ResponderEliminar
  29. Mi abrazo de ánimo para ti y tu familia.

    ResponderEliminar
  30. Un relato profundamente humano, lleno de emociones. Impactante el final. Me has dejado con la boca abierta. Muy bueno, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  31. Hola, Gabilante!
    Me parece que tu relato es oroginalísimo. Ya no solo la historia en sí, ese futuro cercano y esa manera de querer recordar o transformar a la madre en diamante, sino por la forma, la estructura y cómo vas dando información en pequeñas dosis para que al final todo encaje de manera soberbia. Un gran trabajo, compañero. Me ha encantado.
    Un abrazo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  32. Felicidades, me ha gustado mucho tanto el fondo, como la forma.
    Que tengas suerte, buen finde.

    ResponderEliminar
  33. Un cuento maravilloso, lleno de fina ironía y con mucha ternura e ingenio. Con un final de pelñícula...

    Me ha encantado leerte.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  34. Hola Gabiliante, al fin al cabo terminó por cumplir su sueño de niño
    Ser o al menos ir a la luna a darse una vuelta, me gusta mucho tu micro.
    Yo también participó en el reto del tintero de oro.
    Besos de flor.

    ResponderEliminar
  35. Por nada hay que dejar de explorar, pues al final de nuestra búsqueda llegaremos a donde empezamos y conoceremos por primera vez el lugar siendo argonautas.
    Salud-os

    ResponderEliminar
  36. Una propuesta interesante que derrocha sensibilidad. Un relato con un final hermoso. Suerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Brutal historia Gabilante. No se ni por donde iba, saltando de sorpresa en sorpresa. Me vino a la cabeza los personajes de Rainman o Forrest Gump en su ingenuidad infantil de adultos.
    Creo a mi entender que has creado un relato sorprendente.
    Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Hola, Gabilante. Desde que mencionaste el tema de las armas sabía que se usarían de alguna forma pero jamás me podía imaginar que lo hicieran de esta. ¡Vaya tela con Pedro! Me da pena el pobre primo, que sin comerlo ni beberlo, siendo además el único que no le quitaba sus ilusiones a nuestro protagonistas, se haya convertido también en turista espacial con rumbo a Sagitario A.
    Te deseo lo mejor en el Tintero. Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Hola, Gabilante. Me ha gustado mucho el relato. Al principio no sabia por donde iba a ir el personaje ni que podría hacer cuando aparecieron las armas del padre. Al final , has dado un giro a la historia que me ha parecido magnifico. Buen relato para el concurso. Mucha suerte. Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Una historia entre la dura realidad, la de un niño infeliz e incomprendido, y la ciencia ficción.
    Me ha gustado mucho la forma en que has ido desplegando la historia y, por supuesto, su final.
    Saludos y que la suerte te acompañe, je,je.

    ResponderEliminar
  41. Hola, Gabiliante. Tur relatos me resultan siempre sorprendentes. No sabes por dónde vas a salir mientras disfrutas enormemente del estilo y de la historia. Te han dicho lo de Forest y a mí también me ha recordado. Un chaval al que le falta un hervor pero que se sale con la suya. Magnífico relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. El niño era inteligente, sólo no supieron entenderlo.
    Me ha gustado un montón el relato. Algo para destacar es cómo la información dada, que al principio parece arbitraria, termina por cobrar sentido al final. De esta manera no dejaste ningún cabo suelto.
    Magnífica combinación de ciencia ficción y existencialismo.
    Buen relato.
    Suerte en el Tintero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Que bonita historia y que niño más listo. Al principio desconcierta ya que no sabe uno como seguirán los acontecimientos pero luego se aclaran y mucho.
    Muy buen relato y diferente
    Un saludo Gabilante
    Puri

    ResponderEliminar
  44. Hola, Gabiliante. Menudo engendro de niño, su lógica y la de El Percebe parecen de la misma escuela. Menos mal que en la nave había cinta americana que lo pega todo si no ahora Pedrito no podría contar su historia a sus compañeros del psiquiátrico y como su madre finalmente acabaría como un diamante brillando en el cielo como una estrella más. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  45. Hola, Gabiliante.
    Tu relato al principio me ha descolocado. Esas definiciones de diccionario me chocaron de entrada y esas partes separadas del discurso también hasta que le cogí el tranquillo. Pero, claro, hay que esperar al desenlace para que todo cobre su sentido.
    Unos personajes curiosos y una trama original. Me ha gustado mucho.
    Suerte en el concurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. El precio de cuatro balazos pordría ser casi que barato, visto lo visto :-)

    Un abrazote, amigo

    ResponderEliminar
  47. Hola, Gabiliante. Buen relato este en el que el protagonista con su minusvalía intenta alcanzar sus sueños por todos los medios a su alcance hasta el desenlace final. Creo que lo has caracterizado muy bien. Hilvanas muy bien la historia con los diálogos de los personajes, salpicando con las emociones que se perciben o se intuyen según avanza el relato.

    Buen relato, un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Hola, Gabiliante Sin dudas, un argumento muy original y un desenlace impactante. Asimismo, es original el marco en el que se desenvuelve la historia, apuntalada por las definiciones

    ResponderEliminar
  49. Hola, Gabilante. Genial y original relato. La estructura, los diálogos y la historia son realmente buenos,rematado con un gran final. Felicidades por este gran trabajo. Un saludo y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares