viernes, 21 de junio de 2024

LA INSPIRACIÓN

 

Este mes LIDIA CASTRO NAVAS nos reta desde su blog a JUGAR con las siguientes condiciones, para construir un microrelato de cien o menos palabras. 

Esta se mi segunda aportación 

porque me ha venido la inspiración.

  1. Crea un microrelato o poesía (máx. 100 palabras) inspirándote en la carta.
  2. En tu creación debe aparecer el dado: un hatillo.

Opcional:

Que aparezca en la historia algo relacionado con el invento del brick de leche o el año de su invención:

AQUI podréis encontrar el resto de participaciones

 

          Antonio salió de la relojería y se dirigió a su casa haciendo camino al andar. Cuando llegó, vació el contenido de aquel hatillo sobre la mesa, y pensó: «A ver si esto me inspira algo». Antes de sentarse se dirigió a la nevera sacó el recipiente de leche y lo apuró acoplándoselo a la boca y apretando.

          Luego volvió a la mesa, cogió papel y lápiz, y sin pensárselo mucho, escribió: “¡Oh, la saeta, el cantar, al Cristo de los gitanos, siempre con sangre en las manos, siempre por desenclavar!”, o algo así.

27 comentarios:

  1. ¡Hola, Gabiliante! Pues ya sabemos de dónde sacó Machado su idea para el poema, ja, ja, ja... Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo... Con la buena puntería que tenía era difícil fallar.
      Abrazooo

      Eliminar
  2. Jaaaa, La leche le inspiró al poeta y vaya si compuso un poema, quien le iba a decir a él que luego un cantautor la sacaría en canción.
    Un besote Gabi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la leche era una trampa. Le inspiró lo wue traía en el hatillo.
      BeaZooo, Campi

      Eliminar
  3. ¡Eres la leche! te has traído a Antonio para que te eche una mano. Abrazos y aplausos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Me ha escrito medio microrelato.
      Gracias y besoss

      Eliminar
  4. Seguro se inspiró en ti, no tengo ninguna duda.

    ResponderEliminar
  5. ¡Coño!

    Pues no sabía yo que ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esto no sale en la biografía. Es como parte de un evangelio apocrifo.
      Abrazooo

      Eliminar
  6. A Antonio le servían la leche cada día. Pasaba Mariano, el hijo del que había estrujado las ubres vacunas tempranamente, con los cántaros a un lado y otro de la burra. Iba repartiendo por el vecindario. Luego pasaría el piñero, el hojalatero, el aguador, el afilador, el botijero, el repartidor de pan, el paragüero, el cartero...Unos días unos, otros días otros. Todos los días alguno.

    Aquel día que cogió papel y lápiz Antonio -los cogía a todas horas- olvidó precisar que al andar se hacía el camino pero también se desandaba otro camino. Pero Antonio tenía mentalidad avanzada y culta, algo infrecuente en los tiempos actuales, y sobre todo se sentía poseído por la bondad. Así que no es que olvidara el camino desandado sino que pretendía que los mortales de la tierra cainita que sufría procuraran más bien una dirección constructiva y honesta. De poco le sirvió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que era pudiente. Pues menos mal que no puse que en la relojería solo compró las saetas porque no tenia dinero para o.prar un reloj entero. Esto de los micros a veces te salvan de cagarla.
      Abrazooo

      Eliminar
  7. ¿Se podría decir que este texto es la leche? ¿O nada que ver?... Son las 3.30 am, no me pidan mucho que así doy menos.
    Va un abrazo, Gabiliante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... ña leche era circuntancial. A las 3 a.m. , la leche mejor si café, a no ser wue estés madrugando.
      Abrszooo

      Eliminar
  8. Algo así te da para cumplir con el desafío propuesto. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. A veces si quererlo, las piezas encajan casi casi solas.
      Abrazool, Alfred

      Eliminar
  9. Hola Gabiliante, me encantó tu propuesta. La inspiración te tocó de manera extraordinaria. Muy bien acomodados los elementos del reto y combinado con la obra de Machado, simplemente resulta sublime. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Yo no soy muy de inspiración, pero hay veces que las cartas que te salen de la cabeza dan mejor juego que otras, y entonces te das cuenta. A ti me consta qie también te pasa.
      gracias y abrazooo

      Eliminar
  10. Jaja me has sacado una sonrisa. No había pensado que ese Antonio se haría archiconocido por sus versos. Y lo que no sabía es que beber leche directamente del envase pudiera aportar tanta inspiración. Lástima que yo no bebo leche, aunque me pregunto si vale cualquier bebida en tretrabrick 😅😉 Muchas gracias por tu doble participación al desafío de este mes. Un abrazo, Gabi.

    ResponderEliminar
  11. Jajaaa...Has caído en la trampa de la leche. 😝
    La leche era para refrescarse. La inspinación vino por las saetas del reloj que compró en la relojería y que traía en el hatillo.
    Sie.pre es un placer participar en tus retos cuando ligas algo.
    Abrazooo

    ResponderEliminar
  12. Nunca habría imaginado a la leche como un vehículo para la inspiración... absenta, bueno, cicuta, también, pero leche??

    ResponderEliminar
  13. Nunca se sabe qué forma cobrará la inspiración, no señor, no se sabe.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  14. Sí, me hizo gracia el detalle de las saetas desaparecidas, no te dije nada porque no quería hablar de mi por aquí, pero me pareció una bonita casualidad ;)
    https://www.elartistadelalambre.net/tag/acrono/

    ResponderEliminar
  15. Machado nunca te desampare... Abrazo amigo Gabiliante!!

    ResponderEliminar
  16. Demuestra mucha habilidad narrativa poder plasmar un relato con esa originalidad y centrándose además en Machado. Me ha gustado muchísimo. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Un relato lleno de creatividad, Gabiliante, con todos los ingrediente necesarios para cumplir con el reto y sacar una sonrisa. No tengo ninguda duda de que Machado tomaba leche, otra cosa es que las musas apareciesen a su libre albedrío en vez de esperar al antojo del poeta. Muy buen micro, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Algo tenía esa leche...
    Jeje... tu inspiración no falla nunca. Aplausos 👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares