domingo, 30 de enero de 2022

GERONTOFOBIA

Este texto es , en principio, para el reto semanal de SINDEL, que esta semana se centraba en la palabra MONEDA. Creo que el plazo acababa ayer, pero la idea se me ha ocurrido esta mañana, o sea que escrinirlo ayer era imposible. Tambien me sirve para completar alguno de los textos pendientes que tengo con el "vici solitari", así que, ahí va. Podéis ver el resto de textos participantes en el reto de Sindel, AQUI  

MAQUINA CAMBIO ENCRUSTAR   

 

            Gerónimo salía de su paseo por el cálido centro comercial, cuando vio una máquina que el día anterior no estaba allí. Leyó todas las indicaciones de las que fue capaz con las lupas de 2 dioptrías, y tras 40 minutos de esforzada lectura, volvió a casa. No pudo esperar al día siguiente. Cogió su bolsa de monedas rojas y las gafas de +3.50, y fue con ellas al encuentro de su nuevo reto tecnológico.

            Vació la bolsa en la cesta receptora y leyó lo que salía en la pantalla: “86€ y 40 cts. menos 8.64€ de comisión, su líquido queda en 77€ Y 76 cts”. La referida cantidad fluyó hasta depositarse en la bandeja receptora.

            Gerónimo se fue a casa contentísimo de haber superado su reto tecnológico; uno de cierta dificultad, mucho mayor que la de sacar una tarjeta de metro, Por la noche, mientras no dormía, pensó en el billete de 500€ que tenía guardado y que no le aceptaban en ningún comercio, ni siquiera en el cajero automático del banco, del que ya se había hecho amigo. Lo había guardado como recuerdo, pensando que, por su escasez, algún día tendría un valor superior; pero no, a quien había llegado la escasez era a él, y la costumbre de guardar recuerdos valiosos, había pasado a mejor vida.

            Por la mañana se dirigió al emplazamiento de su nueva amiga con su billete y otro más de 50€ de comisión. Había leído en alguno de los múltiples carteles que adornaban la máquina, que solo entregaba monedas, no billetes. Así que, previsor como era, se acompañó del carro de la compra y una bolsa grande del ikea. Introdujo por la ranura ambos billetes y en la pantalla apareció: ”Introduzca su edad en el teclado”. Como que no le pareció un dato demasiado íntimo, y como que la maquina ya se había tragado el billete, lo hizo: “78”. “Su operación se está procesando”, contestó. En esta ocasión el proceso de la operación fue más largo y ruidoso que el del día anterior, y la pantalla no mostro ningún mensaje matemático. Cuando Gerónimo empezaba a buscar con la mirada algún responsable de aquel artilugio, tras haber repasado todos los carteles de la máquina ­―incluso los que precisaban gafas +3.50―, buscando un número de teléfono ­―tenía un smartphone― para poder hablar con una persona,  cayó una moneda en la bandeja receptora.

            La recogió ―ciertamente era más grande que una de 2€, incluso mayor que las de cien pesetas de Franco―, y miró su valor nominativo: “500€”. Luego, náufrago en medio de un mar de perplejidad,  se fijó en la pantalla, esperando nuevas instrucciones. “En caso de que no se vea capaz de manejar la situación, vuelva acompañado de una persona joven”. Ni siquiera ponía “más joven”.

            De vuelta a casa consultó a su nieto, ya que su hijo no tenía tiempo y es probable que no entrara en los márgenes que el artilugio entendía como “joven”. Su nieto cogió la moneda la miró por ambos lados, luego miró detenidamente a la cara a su abuelo y dijo:

            ―Pero yayo… tú no eres el Rey.

 

martes, 25 de enero de 2022

ELEMENTO UNITARIO DE ILUMINACION POR LED

 Esta semana nos convoca MAG, para el relato juevero con el reto de la palabra prohibida, o sea escribir sobre algo, sin mencionarlo, y nos induce sibilinamente a hacerlo en forma de adivinanza. hay que hacerlo en un determinado escenario entre varios propuestos. El titulo me lo ha inspirado un relato del artistadelalambre. Hay que adivinar en que piensa pero no dice el protagonista, pero el titulo es una trampa. Podeis ver el resto de propuestas AQUI

  

 

 

          Esto no puede ser. Cada vez que vengo aquí me deslomo levantando la persiana. Tengo que mirar de poner un motor. Ahora que, igual me cobran de instalárselo, más de  lo que vale todo lo que tengo aquí dentro. Y ahora ponte a buscar… No hay cosa que odie más que buscar. Quizás pintar… porque son trabajos inacabables. Tambien odio otra cosa, pero esa a las ocho horas se acaba, esté como esté. Pero buscar… si no lo encuentras, no se acaba nunca.

          Esto, ¿qué es? Un martillo. ¿Y esto? La escalera. Esto no sé qué puede ser; ¡qué peste! La lechuza disecada. Esto no sé porque lo guardo. Cualquier día lo tiro al contenedor. ¿En qué contenedor irá esto? Disecado ya no es orgánico… verás cómo al final no podre tirarlo.

          Mira que es grande, pues seguro que no lo encontraré. ¿Esto? Una nevera; voy a abrirla, a ver si… Puaj, ¡qué peste! Las neveras hay que dejarlas abiertas… Voy a meter dentro la lechuza, así… ¿dónde está la lechuza? Me cago en todo; si la tenía en la mano hace un momento. Pues se queda fuera.

           A ver por aquí… Un microondas, una lata de sardinas pendiente de rellenar, un bastidor de costura, una caja de móviles viejos…Al final no lo encontraré, ya me estoy agobiando. Una caja de discos antiguos, unas bolas de billar, la enciclopedia Larousse, otra vez el martillo, una caja de platos de vidrio, una televisión tonta, una aguja, la mesa de billar… ¿Y esto? La lechuza… A ver dónde está la nevera… Estaba aquí hace un momento…

          ―¿Hay alguien aquí?

          Me están escondiendo las cosas. Pues se queda fuera. Una pancarta de cuando la huelga, el saco de boxeo, una hoz, un saco de cemento duro, una talega… ¡A tomar por saco! Ya sabía que no lo iba a encontrar, y después, aún hubiera tenido que buscar las llaves. Me voy en tren. Eso que me ahorro de gasolina.

          Y tengo que acordarme de comprar una bombilla; así a oscuras, es imposible encontrar nada.   


miércoles, 19 de enero de 2022

EL PORQUÉ DE TODAS LAS COSAS

Este relatito es para el reto de Ginebra Blonde en su espectacular reaparicion tras unos mese de ausencia. Se trata  de hacer un texto sobre los "propositos", eligiendo una de tres opciones. Yo he elegido "algo que hacer". Es un texto sobre la actualidad y que, por tanto en breve, no se entenderan las referencias, y en este caso, sin referencias, no se entenderá el contenido, porque no es muy explicito.

Podeís encontrar el reto de textos participantes AQUI 



 

          Este es el último de los propósitos; el más duro, por eso lo he dejado hasta el final, por lo que, de bajada de pantalones supone. Pero es que ya he aguantado más de lo que puedo. Uno es autónomo y la bajada de ingresos es la bajada de ingresos. Los amigos, no es que me estén haciendo el vacío, y tampoco es que vaya mal de dinero, pero la incomodidad y la presión es insoportable.

          Bueno, insoportable no es. Hasta ahora las he soportado, así que ¡a tomar por culo! ¡Que se jodan!

          Si no me quieren, que les den… peor para ellos. Que contraten a los cuatro mindundis que se han bajado los pantalones, aunque no lo reconozcan.  Con mi familia y mis amigos tengo bastante. Y la cola…¡que la haga su puta madre!

          ―Pero ¿cómo que te has ido? Ya lo habíamos hablado. Da igual que tengas razón. Ya sé que tu cuerpo es tuyo y haces con él lo que quieras. Que no pueden obligarte a profanarlo, o como lo quieras llamar. Que no perjudicas a nadie… pero todos creen que sí. Y tu libertad ya sabes donde puedes metértela. Ya conozco todas tus razones y estoy de acuerdo con ellas, pero te las puedes meter en el mismo sitio que tu libertad. ¡Les están haciendo el vacío a tus hijos también, no solo a nosotros! O si no, te retiras y te sales de los medios. No quieres, ¿verdad? Pues vuelve a la puta cola. Y no me hagas cabrear ¡¡Hostiaputaya!!

          Joder, me sale con los críos y me tengo que callar. Es que no es justo. Se trata de la libertad individual de cada uno. Se empieza por esto y luego no sé sabe… ¡Hostiaputa! ¡Hay como doscientas personas más que antes! Pero la gente…

          ―¡¡Hola!! ¡Anda! Pero ¿qué hace usted en la cola?¿Me firma un autógrafo, por favor?

          ―No, no. Me confunde usted con otro. ―Hasta con mascarilla me reconocen. Aún me tendré que poner la capucha. Y ¿qué coño de “porque estoy en la cola”? La gente se cree con derecho a decirte donde puedes y donde no puedes estar. Igual que los otros… ¡Que yo no soy antinada! ¿Es que soy antisemita por no ser judío? ¿Es que soy anticiclistas porque no me gusta ir en bici? ¿Soy racista por ser blanco? Es que no sé porque me tengo que bajar los pantalones en esto… No soy nada de todo eso pero tampoco soy libre. Al final ¿sabes qué? Me retiro y le dan por culo a todos…estoy hasta los cojones de esto… Ah, no… ¿qué coño? Si será eso lo que…

          ―¡Vaaa, tío! ¡Que te toca…! Tol rato renegando, ahí por lo bajini… ¡Venga, que hay más gente esperando…!

          ―Vaaale, ya voy…

          ―No, caballero. No hace falta que se baje los pantalones. Esta se clava en el hombro.   

 

lunes, 10 de enero de 2022

EL TEST

Microrelato para el reto mensual de David Rubio en su blog EL TINTERO DE ORO, que este mes trata sobre crear una fan-fiction, que sabía lo que era , pero no que se llamara así.

Podeis leer el resto de micros participantes AQUI


 

          ―¿Qué ve aquí?

          ―Un sanitario muerto.

          ―¡Vaya! Perdón… ¿Y aquí?

          ―Un médico muerto.

          ―Mmm… ¿Y aquí?

          ―Un siquiatra muerto.

          ―Creo que tiene usted una obsesión con el personal sanitario.

          ―Y no solo con eso.

          ―Ah, no. ¿Con qué más?

          ―Obviamente con la muerte y… con el curso de cocina práctica que estoy haciendo.

          ―Tener obsesión con la muerte es más com…

          ―Y con las niñas violadas de quince años ―interrumpió el paciente mientras se recolocaba en la silla. Seguía con las manos metidas en los bolsillos de su abrigabardina marrón, que no se había quitado a pesar del calor que hacía en la consulta. Ya se había quitado al entrar, el sombrero y la máscara; mucho más de lo que acostumbraba a quitarse.

          El siquiatra se sorprendió. Aquel comentario adicional le había pillado desprevenido. Pensó en la chica de esa misma edad con la que la semana anterior había practicado, primero hipnosis, y luego otras cosas. Desafortunadamente para él, no era un sicópata alexitímico, sino solamente un siquiatra, y afortunadamente para el paciente, ya había encontrado lo que había venido a buscar.  

          Terminada la sesión, el Sr. Myerson se levantó, se volvió a colocar la máscara, cuyo frontal se parecía enormemente al dibujo del test que le sugirió antes un siquiatra muerto, se calzó el sombrero y salió.

          Se encaminó a su curso de cocina práctica. Hoy tocaba “las brochetas”. Debía acordarse de preguntar cómo hacerlas para que no queden tan sanguinolentas.

 

 

Rorschach Watchmen - Watchmen - Cartel e Impresión Artística | TeePublic MX 

miércoles, 5 de enero de 2022

PAPA REPUBLICANO

 Esta semana nos convoca DOROTEA con el tema de los Reyes Magos. En el ultimo mes he escrito dos relatos sobre la Navidad, y por propia eleccion los decanté hacia el subtema de los Reyes Magos. Y ahora, en los jueveros toca especificamente el subtema. Así que me he vuelto a poner a escribir a riesgo de ser repetitivo. Podéis leer el resto de aportes AQUI.

 

 

 

          “Queridos Reyes Magos, este año no he sido demasiado bueno. He pedido regalos a papá noel y supongo que eso no debe haceros gracia, pero es que papá insiste mucho. Que así puedo disfrutar de los juguetes durante las vacaciones y que si espero a los Reyes… ―papá también dice que tanto “Reyes”, como “Magos”, van con minúscula, pero yo lo pongo con mayúsculas, ¿eh?―… entonces solo tengo un día de diversión… Tambien dice que la tradición de Sus Majestades los Reyes Magos, es un costumbre trasnochada ―quiere decir que es antigua o pasada de moda, creo― y caduca. No me lo ha dicho claramente, pero me parece que no quiere que os escriba. Ah… y que escribir a los dos es un abuso, no sé porque, o sea que no le voy a enseñar esta carta. Bueno, supongo que esto no es ser demasiado bueno, tampoco, pero ya veis que os lo confieso todo. Papa noel me trajo casi todo lo que le pedí, pero es que ahora ha salido un programa nuevo en la tele que se llama “Lego Master”, que es una pasada. Bueno, vosotros ya lo sabréis porque muchos niños os lo habrán pedido, así que si os sobra alguna caja de Lego, o algún niño cambia de idea, o si alguno que os lo había pedido se ha portado muy mal estos últimos días…

Lo que sí que es verdad es que en el cole saco muy buenas notas, y sobre todo en lengua. El profe me dice que redacto muy bien para mi edad ―ya veis que incluso pongo acotaciones con raya en vez de con paréntesis, que es algo más bien de matemáticas―. Y prometo que el año que viene solo os escribiré a vosotros. Papá noel está muy bien, pero no es lo mismo.

Me despido de vosotros hasta el año que viene, y os escribiré aunque este año no me traigáis el Lego.

Un abrazo para cada uno.”

          ―¡¡WALA!! ―gritó el niño dando saltos.

          ―Pero ¿esto qué es? ―exclamó el padre llevándose las manos a la cabeza. En el lugar en el que estaba el árbol de navidad hasta hacía un par de días, ahora se levantaba un monolito de color negro mate de 2x2x2 metros―. A ver, ¿quién ha traído esto?

          ―Los Reyes ―se apresuró a contestar el niño.

          ―Pero qué reyes ni reyes. Los reyes no ex… ―Se calló a tiempo, salió disparado hacia el recibidor y empezó a hacer pruebas con la alarma. Llamó a la compañía de seguridad para confirmar si alguien había entrado por la noche. Mientras el niño se las había ingeniado para traer la escalera, subirse a lo alto, y arrancar un pequeño trocito del monolito:

          ―¡Es un Lego gigante! ¡Bieenn!  Y está dulce ―afirmó tras chuparlo.

          ―Y ¿dónde vamos a meter esto? ―preguntó el padre volviendo del recibidor, aún con las manos en la cabeza.

          ―En tu cuarto del ordenador ―contestó la madre que acababa de hacer acto de presencia.

          ―Sí, hombre. En mi cuarto… Esto no es sostenible. ¿Tú te imaginas la huella de carbono que debe dejar esto?    

 

Entradas populares