miércoles, 21 de octubre de 2020

UNAS PÍLDORAS EN EL GALLINERO

 

 

 Siguiendo la convocatoria de DOROTEA para los

relatos jueveros, esta es mi propuesta.

AQUI podeis leer los textos del resto de participantes

 

 

            ―Y esta tarde no sales. ¿Qué coño, esta tarde? No sales en toda la semana. A las seis y media como mucho te quiero en casa. Con media hora tienes de sobra para llegar del insti a casa.

            ―Pero mamá. No es justo. Mi novio…

            ―Ni novio ni leches. Quince años no es edad para…

            ―Dieciséis.

            ―Dieciséis leches. Te faltan diez meses para…

            ―Eso es en España. En Polonia, dice Marek, que uno tiene los años que tiene por cumplir.

            ―Ni Marek ni leches. Y no quiero verte más con ese tío que te saca diez o doce años. Y estoy hasta el coño, de que mis amigas me vengan cada dos por tres, que te han visto con el tío ese haciendo… brrrr. Me voy a callar...

            ―Pero yo le quiero…

            ―Ni quiero ni leches. No tienes ni puta idea de querer. Yo quiero un millón de euros y me jodo. Así que no se hable más. Y como no estés a la hora, te vas a enterar… Cuando tengas tu casa podrás hacer lo que te salga…

            ―Pues no pienso venir hasta…

            ―¡Pobre de tí, que no estes aquí a la hora…

            ―Uuuy, que miedo… ―contestó Ailín en tono burlesco―. Y ¿qué me vas a hacer? ¿A dormir sin cenar?

            ―Pues no. Mira, te cortaré el wifi.

            ―Jodeeeeerrr … ―Y se fue a su cuarto escaleras arriba, pisoteando con fuerza cada uno de los escalones. Cuando llegó arriba terminó la discusión―: ¿Quieres guerra? Pues tendrás guerra.

            Al día siguiente, cuando Matilde llegó a casa, nada más franquear la puerta, lo primero que hizo fue preguntar a voz en grito a su marido:

            ―¿Ha venido ya la niña?

            ―Sííí ―contestó molesto por que lo interrumpieran.

            ―¿A qué hora?

            ―Joder, no lo sé. No lo estoy cronometrando. A las seis y media o las siete.

            ―Ahhh ―contestó aliviada y victoriosa.

            ―Oye, ya que estas abajo, ves a recoger los huevos, que yo estoy mirando, a ver si puedo terminar de ver la película -ordenó su marido.

            Su reciente victoria le ayudó a contener la respuesta y salió al corral trasero . Cogió el cesto y empezó a recorrer los ponederos con menos éxito que otros días. Había aproximadamente una cuarta parte de los huevos que solía haber y el más grande no era mayor que una castaña.

            ―¡Jacinto, baja! ―gritó.

            ―Joder, que estoy viendo…

            ―¡Que bajes, coño! ―gritó más fuerte aun, demostrando la urgencia del tema.

            Jacinto dejó la película y se dirigió al corral. Mientras, Matilde lo recorrió repetidamente repasando todo, hasta que vio una píldora blanca en un comedero. Rebuscó y encontró algunas más.

            ―¿Qué coño es esto? ―se preguntó en voz baja―. ¡Jacintooo! ―gritó por la tardanza. Cuando miró hacia la puerta para ver si su marido aparecía, vio un papel muy largo clavado con una chincheta en ella. Lo arrancó y leyó en voz alta:

            ―”Ovoplex 150/30 es un medicamento anticonceptivo oral.”―Y siguió para si misma―: La puta que parió a la cría…

 

 

34 comentarios:

  1. Jaaaaaaaa aa, me parto entera xd Gaby que buenos diálogos nos has dejado, gracias amigo por estas risas, que te diré que ya otros compis me las han sacado también por su ingeniosos textos. Has estado en tu linea ideal . Besotes y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no te partas entera, que me vas a crear cargo de conciencia. tendrías que firmar Campi-rela.
      Muchas gracias y muchos besossss

      Eliminar
  2. Jajaja… Bravo, bravísimo!!! Me he reído a gusto. Es un gustazo disfrutar de estos diálogos tan puros que provienen de un contexto bastante común (bueno, lo de las pastillas y las gallinas no es tan usual 😂😂) Lo he disfrutado mucho, Gabi.
    Un verdadero placer!

    Abrazo grande, y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se supone una casa de campo, pero no venía a cuento. y las pastillas no sé. por aquí creo que no es muy común a esa edad, pero por otros países se ve que sí. me inspiró la nieta de una amiga que vino de argentina y se sorprendía de que mi amiga se sorprendiera de que tomará pastillas.
      un placer haberte divertido, Gine
      Muchosss besosss

      Eliminar
  3. Menuda con la niña, no tan niña.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dicen que los niños son crueles, pero esta ya tiende al retorcimiento
      Abrazosss Alfred

      Eliminar
  4. Esa niña si que la hizo gritar mas, ya lo creo con semejante nota.
    Y en el gallinero ni que mas.
    jajaja
    Ahora que se la aguante Jacinto.

    Me he reído a gusto.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. era para reír, aún no he leído los textos, pero con los títulos que había para elegir debe haber vatios comicos
      Besosss cecy

      Eliminar
  5. Esa niña será política algún día o algo peor, pero lo que está claro que tiene recursos... Me ha encantado tu relato tan curioso y con diálogos vibrantes. Gracias por participar y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. peor que político? no seas cruel. recursos nos harían falta...
      Gracias Dorotea por la convocatoria y unos títulos tan originales
      besosss

      Eliminar
  6. jaja, qué chica más lista, y guasona. Buen mensaje dejó a la vista. Muy divertido Gabiliante, con ese estilo entre fresco y descarado que empieza a ser tan tuyo.

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el mensaje con doble sentido. vaya pieza será esta.
      Besosss amiga

      Eliminar
  7. Al lado de esta, la niña del exorcista parece de Disney.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. después de la jugada irá a confesarse con el cura del exorcista, a ver qué dice...
      Saludoss toro

      Eliminar
  8. Ja,ja,ja (me río, aunque escrito suene ridículo). Y mucho.
    Es sensacional el relato. Un diálogo vivísimo, como si lo hubieras grabado de la realidad; y una venganza a la altura del despotismo materno.
    ¡Enhorabuena por esa imaginación y ese humor!
    Un abrazo y una sonrisa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los dialogos reales son como la vida misma, salen solos.
      a veces veo dialogos en series, sobre todo españoles, que parecen tan postizos...
      Besosss

      Eliminar
  9. Jajajajaja es que tener hijos en andas adolescente no es nada fácil ¡Qué leches ni leches! Jajajaja. Muy divertido tu relato, Gabriel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que aunque no fueran vegetarianos, sí que era una familia ovoláctica.
      Besosss, myriam

      Eliminar
  10. Vaya forma de vengarse! ...no, si los críos ahora vienen bien jodidos! jajaja Insospechado final ese de tu relato.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no tan insospechado sabiendo el título del relato. las pastillas tenían que salir llegando al final, sin aparecer.
      Me alegro de que te haya e haya gustado
      Graciasss y bessosss, monica

      Eliminar
  11. Pon una niña en tu vida y verás como la descoloca ! Gracias por las risas, disfruté todo el relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti por visitar.
      las niñas son peor que los niños para descolocar
      besosss

      Eliminar
  12. Muy pesada la mamá. Yo hubiera tomado las gallinas y las vendo. Y con la plata cargo el celular con datos y así no dependo del wifi de la casa jaja

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso sería una solución práctica y esa niña lo que quería era guerra. meter la puya.

      Eliminar
  13. Jajajajaja... Que bueno! Es que la mamá también que pesada, que no la deja vivir su vida... Ainssss, las madres y sus preocupaciones, y sus no por no y punto... que bien lo plasmas!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. bueno, bueno, tampoco demonicemos a la madre. en realidad no sabemos el motivo de la discusion
    alegre de que te haya gustado
    besosss

    ResponderEliminar
  15. Has sabido captar los diálogos de los adolescentes con los progenitores , sacándolos de sus casillas.
    Me he hartado de reír leyéndote y eso no tiene precio y para finalizar o de las pastillas en el gallinero, es que meimaginaba la escena, jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre es bueno reírse, y reconfortante para el autor. y hartarse, mejor porque en este caso no engorda...
      Saludos y besosss Tracy

      Eliminar
  16. Menuda la niña!! Y los diálogos reales como la vida misma. Es buenisimo. Besos.

    ResponderEliminar
  17. los dialogos salen solos si dejas hablar a los personajes. aunque a veces es difícil pararlos. la madre no tenía vacas en el corral, pero estaba obsesionada con la leche
    Saludos y besosss, molí

    ResponderEliminar
  18. Hay que ver como les hablas, que te salen con cada cosa :)
    Cuando me enojo y me pongo enérgica me va peor, así que, he aprendido de ella, a veces le planto cada berrinche que se descoloca y se pone el papel de mamá y yo muero de risa [por dentro]

    Me gustó tu relato, pero siempre me gustan, besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ver si lee en secreto tus comentarios, y se va a enterar de esto, y te prepara un contracontraataque. me alegro de que hayas disfrutado
      besosss

      Eliminar
  19. jajajaja me ha apetecido un vaso de leche.

    Me has recordado una historia personal. Cuando con 16 años mi médico me recetó las anticonceptivas me creí la reina del mambo (podía fardar...) solo eso, porque era de lo más tonta... y tarde mucho tiempo en utilizarlas para su propio fin. ¿se entiende? 😜 Besos.

    ResponderEliminar
  20. yo acabo de beberme uno con miel.
    y no digas que eras tonta, es parte del camino. te explicas muy bien.
    Graciasss y besosss

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares