Navidad 23 por Neogeminis

Navidad 23 por Neogeminis
Navidad 2023 por Neogeminis

miércoles, 19 de octubre de 2022

UY

Esta semana juevera nos convoca Inma  desde su blog MOLI DEL CANYER con una serie de fotografias infantiles a cual mas entrañable y bonita. Pero eso no quiere decir que sea facil el reto. Hay que meterse en la cabeza del infante o infanta, y revelarnos sus pensamientos, tarea nada facil, porque corre por ahi la idea de que se piensa con palabras, y algunos protagonistas de las fotos no deben saber hablar, y si saben haremos como que no, al menos yo. En realidad, sí que sabemos las palabras pero no sabemos aun decirlas, que me acuerdo yo. ¿Valeee?

Podeís ver el resto de aportes AQUI 

 

 

          ¿Quieres bailar? Así cogidas. Ahora mueve el culo. Como con mi hermano. Tienes que moverte, aunque sea un poco. Yo te ayudo. Tienes que moverte. Uy, que niña más tiesa. Tienes que moverte. Mueve el culo así como yo. Mira. ¿Ves? Pues tú igual. ¿No te mueves? Pues te abrazo, ¿vale?

          Aparta un poco el brazo, que te abrazo. Un poco, abre un poco más los brazos, que no entro. Uy, que niña más tiesa. Abreee… ¿No quieres tampoco abrazos?

          Pues por detrás. Aunque no me abraces tú, ya te abrazo yo. A ver que me pongo bien. Está un poco alto estos zapatos que llevas. Uy, casi me caigo pero entro muy bien. ¿Ves? Ahora, abrazooo. Uy, que calentita estas. Mmmm. ¿Ves que bien? Pero así solo te abrazo yo. Ahora por delante, pero tienes que abrir más los brazos.

          Uy, no puedo. No puedo salir. Uy. No puedo salir. ¡Qué daño en los pies! ¿Dónde está mamá? Uy, uy, uy…

          ―¡Mamaaaaá! ¡Mamaaaá! ¡Buaaaaa…!

          Ya viene mamá.

          Uy, no, no, no. Mamá, que me haces daño. Uyyy… Mamá, no, que me haces dañooo… Suelta. Uy. No, no, no…

          ― ¡Buaaaa…!

          Mamá es muy fuerte. Puede cargar conmigo y la niña tiesa debajo del brazo. Ahora vamos a casa con la niña tiesa, y cuando no esté el tato, podré jugar con ella. Uy, no. No vamos a casa. Vamos a casa del señor sucio de los hierros, que siempre lleva un martillo y tiene una caja de fuego que me da miedo. Y hace mucho ruido…

          ―¡Mamaaaá! Nooo. ¡Buaaaa…!

 

 

36 comentarios:

  1. Hola, la imagen es para comerse al pequeño rubio y tener una varita mágica y dar vida a la imagen como a pinocho el hada jajaj.
    Te has metido en el cuerpo del infante y vaya que si, apuntaba maneras de seductor con la pequeña de tacones altos ajjaja.
    Gracias Gaby por el texto lleno de inocencia . Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tan pequeños todo es nuevo. Ni siquiera le hubiera extrañado que la estatua se moviera. De hecho le extraña que no lo haga. Todos los especímenes que ve con esa forma, se mueven.
      Besoss campi

      Eliminar
  2. Coño con la niña, igual que un antiguo compañero mío de trabajo.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjjaajas
      ¿Qué pasó? ¿No querías bailar en la cena de empresa, o se te ponía por detrás?

      Eliminar
  3. Difícil tema o argumento tan bien resuelto, a tu manera Gabiliante, a pura destreza y tener siempre abierta y sin miedos la cabeza. Chapeau!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final de la presentación, ya me voy metiendo en el personaje.
      Gracias siempre Carlos, y abrazo fuerte

      Eliminar
  4. jajajaja estos críos...
    Besos y bailes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas de críos que desgraciadamente no podemos hacer de grandes
      Bsoooo, Lauri

      Eliminar
  5. Le has dado vida a la estatua cual niño creativo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que queria la niña, y ya sabes que cuando se empeñan...
      Gracias Ester
      Abrazoo fuerte

      Eliminar
  6. Al final la estatua cobrará vida. ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo. Si la niña se empeñan, aunque no se mueva. A ver si el herrero le pone un corazoncito mecánico
      Abrazoo, alfred

      Eliminar
  7. Jaja, se meten en cada hoyito.
    La otra noche me llegó un niño que ni imaginas dónde fue a meter su paquetito
    O sea que, ¿va de niños la semana?
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cuentes que estamos en horario infantil.
      Si , va sobre elegir una foto de niños entre varias y formar un texto. Anímate que estás muy relajado de escribir últimamente
      Besossss

      Eliminar
  8. Por un momento pensé que eran dos mellizas en un vientre materno.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajja.. muy bien visto. Podría ser todo el trozo principal. Cuando ma madre arranca hija y estatua del suelo para llevarlas al herrero y las separen...también sería como fis siamesas
      Abrazoo. Noelia

      Eliminar
  9. Pero ¿cómo privar a la criatura de la visión de un volcán transmutada en una fragua? No lo olvidará en su vida. Muy ingenioso, divertido y dinámico relato. Huy, te felicito por el humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El humor, aqui no tiene mérito, los niños son graciosos, sobre todo sus reacciones a los estímulos, y sus ideas propias. Creo que deberías poner un texto en tu blog que induzca el debate de si se piensa con palabras.
      Aberazoo

      Eliminar
  10. jajajaja pinta maneras el nene! ya me lo veo de más grande y de galán conquistador. Las madres, nunca entienden ¿verdad? Han olvidado que una vez, también fueron niñas. Gracias por tu afectuosa bienvenida y comentario en casa, Gabi. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias a ti. Yo lo he escrito pensando que era una niña. La estatua, por los zapatos seguro que es niña.
    Abrazoo Myr

    ResponderEliminar
  12. Uuyyy qué sórdido! Esa historia que nace como travesura y culmina con peligro inminente! Vaya por dónde te has escurrido en este relato, Gabiliante jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es sórdido. A ver qué has interpretado.
      La niña se queda enganchada en los zapatos de hierro, la madre la intenta sacar, pero no puede. Como es muy fuerte Arranca la estatua con niña y todo, y la lleva al herrero a que corte los zapatos
      Besosss Monica

      Eliminar
  13. Te quedó precioso. Delicado, ingenioso, genial. ¿ Por qué me acordé de la estatua del príncipe feliz y la golondrina? No sé, talvez porque la niñita es de hierro también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues he tenido que mirar eso del príncipe y la golondrina, porque no conocía el cuento.
      Gracias y beso fuerte, Lillian

      Eliminar
  14. La desbordante imaginación de la niña... la dejó atrapada. Estoy pensando en el sussssto gordo para la madre 🤦‍♀️. Una "aventura" que le contarán a la niña cuando se haga mayor. Aunque posiblemente ella lo recuerde a su manera... 😉

    Muy bueno 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  15. Buen giro devolverle la vida a la estatua... ese tipo de cosas que sólo pueden hacerse de niños, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  16. Es que nuestras ocurrencias y atrevimientos de niños, no siempre tienen un final feliz! Pero éste, visto desde fuera y tal como lo explicas, resulta divertido! Aunque para la niña y la madre no lo sean ahora, y peor aún para la pobre escultura! Un beso!

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola, Gabiliante! Desde luego el final es terrorífico, al menos para esa niña. Un tierna y preciosa historia a la que le has dado ese punto de sal y pimienta para darle rock and roll a su lectura. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Desde luego, has escenificado perfectamente lo que podría estar pasando por esa cabecita en ese testarudo y divertido intento de que la niña estatua siguiera sus instrucciones.
    Lo que yo digo: los niños nos dan grandes lecciones. En este caso: la perseverancia, más allá de las consecuencias. Creer es poder; a veces… pero ¿y si sí…? 😁

    Me ha encantado, querido amigo.
    Yo voy regresando, aunque no me fui del todo…

    Un abrazo grande, y muy feliz finde 💙

    ResponderEliminar
  19. Si, pleno de inocencia... solo le faltaria una manzana, una rica y jugosa manzana. Pero antes hay que bailar, luego probaremos su sabor y nos olvidaremos hasta del baile.

    ResponderEliminar
  20. las trastadas a veces tienes que pagarlas de alguna manera Ser niño te incapacita para evaluar peligros y riesgos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Imagino un mundo en donde cada niño trae a la vida a su propio pinocho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares