Navidad 23 por Neogeminis

Navidad 23 por Neogeminis
Navidad 2023 por Neogeminis

domingo, 13 de noviembre de 2022

LA ILUSA

 

 Este mes nos convoca GINEBRA desde su blog VARIETTES, para realizar un texto basado en una de las imagenes propuestas, que nos inspire algo DESCABELLADO, hecho, intencion, PROPOSITO o sueño.

Yo he elegido esta imagen:

 

podeis encontrar el resto de aportciones AQUI

 

          Recuerdo que durante la práctica totalidad de la década en que mi edad empezaba por cero, podía atravesar el espejo. No me costaba apenas nada. A veces lo hacía sin querer, y podía encontrarme dentro sin saberlo. A la edad de seis años recuerdo haberlo traspasado incluso sin espejo. Allí me encontraba con otros niños y niñas que vivían dentro, pero también con otros, que como yo, veníamos de fuera. Me hice muy amiga de un niño de dentro, tanto, que a veces venia conmigo cuando volvía a casa. Los chicos que venían de fuera no podían salir por otro espejo, en cambio los que vivían dentro podían traspasar cualquier espejo que quisieran. Pero mi amigo siempre venia conmigo. En casa no lo veía nadie más que yo. Ni siquiera mi hermano pequeño.

          Al principio de la década en que mi edad empezaba por uno, me costaba más atravesar el espejo, y el problema fue “in crescendo”. Con éste que uso para desayunar muy a menudo lo conseguía. Allí me encontraba con mi amigo, pero a él, ya no le gustaba tanto jugar. Quizás a mí tampoco, pero yo siempre intentaba entrar, aunque me distraía enseguida. Me distraían otras cosas del exterior, tenia obligaciones, tengo aun , y cada vez más. Mi amigo ya no traspasaba nunca a este lado. Una vez que lo hizo, cuando apareció mamá, intentó llamar su atención, braceando y gritando. Le pregunté que porque lo hacía, y me contestó que no lo sabía; “por probar”, dijo.

          Mañana mi edad empezará por dos. No me gusta este lado, y hace meses que no puedo entrar, ni con el espejo de la bandeja del desayuno. Cada día tengo más cosas que me aprietan, me agobian, me obligan, y la recompensa es tan poca. Quiero atravesar otra vez.

          Creo que es culpa del café. Creo que todo se aceleró cuando empecé a tomarlo. Creo que voy a dejarlo. Creo que no me deja soñar.

 

25 comentarios:

  1. Supongo que mientras seamos conscientes de cómo nos vamos alejando de ese mundo que encontrábamos al otro lado del espejo, siempre tendremos la opción de regresar, aunque sea a ratos (y dejando de tomar café 😁).
    En verdad nunca dejamos de hacerlo… Yo lo he cruzado ahora mismo leyéndote…
    Y también es cierto que hay un momento que ocurre lo contrario: según va aumentando la primera cifra, vamos regresando a ese mundo (o país) de Nunca Jamás…

    Me ha encantado, Gabi. Has elegido una imagen muy sugerente, y la has acompañado con un relato magnífico que toca la fibra…

    Mil gracias. ¡Un verdadero placer!
    Bsoss, y feliz semana 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si que ceo que si que volvemos un poco cuando la primera cifra oscila entre dos y siete ( cuanto mas cerca de los exytremo , mejor). Despues del 7 quizas el protagonista, pero a los espectadores no nos lo parece.
      gracias Guine por tab sugerente reto y por tus maravillosas palabras
      besooo

      Eliminar
  2. Sesudo relato. ¿Cuánto hace que no podemos ni sabemos atravesar el espejo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no te quejes, que de vez en cuando podemos, aunque solo sea asomar la cabeza. tu lo haces 2 o 3 vveces por semana. coindiciendo con tus entradas
      abrazoo

      Eliminar
  3. Sin lugar a dudas, el café es el responsable de que perdamos tantas horas de sueño...

    Excelente relato, me recordó, vagamente a "El azogue" de China Miéville.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias J
      lo que nos roba el cafe, me da que tampoco lo valoramos, al menos yo, no me acuerdo. creo que te he comentado lo mismo en tu ultimopost.
      mire eso del azogue , y vi que tambien iba de espejos
      abrazoo

      Eliminar
  4. Tan joven y ya sin sueños, sí que nos acaba pasando a medida que crecemos, que no somos capaces ni de conocernos al mirar al espejo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esta mas qu sueños , lo que no tiene son muchas ganas.esta vencida por el desanimo. dicen que ahora hay muchos jovenes asi
      abrazooo XAN

      Eliminar
  5. Los espejos, siempre tan misteriosos y sugerentes, como los mismos sueños! Hay que aferrarse desesperadamente a esas edades que empiezan por ceros y unos, y aunque crezcamos, no dejar que el café nos quite "los sueños"! Fantástico relato, amigo! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no se si es muy buen plan aferrarse, porque el tiempoe es implacable. aun no conozco a nadie que le haya vencido. pero puede intentar una transicion suave, sin dejar de tomar una racion de espejo de vez en cuando. ¿tu conoces a alguien a por quien no pase al tiempo?
      besooo amiga

      Eliminar
    2. No sé quién es. Lo he buscado en Wikipedia y no sale. ¿Quién es? ¿ Un viajero del tiempo que aun no ha llegado? ¿ o un personaje de tu invención?

      Eliminar
  6. Siempre me pregunté: lo que el espejo se traga sin memoria adónde irá a dar?... Hay un Otro lado, Cortázar solía postularlo, y está habitado, qué duda cabe, por los que en su momento se reflejaron, incluidas sombras y objetos... allí está atestado.

    Abrazo hasta allá, surreal Gabiliante.

    ResponderEliminar
  7. bufff, pues si que tiene que haber gente y cosas alli. espero que sea un lugar comun para todos los espejos, asi podran interactuar
    abrazoo hiperreal. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Cosas maravillosas que vamos perdiendo la facultad de hacer y de dejarnos llevar por ellas. Posiblemente lo de dejar el café y volver de lleno al chocolate, mancharnos los labios y chuparnos los dedos... podría ser el camino.

    Me encantan tus historias y tu imaginación. 👏👏👏

    ResponderEliminar
  9. Jjajjaa. Que bueno lo del chocolate. Las endocrinas que generan pueden hace magia..jaa . Muy bueno, Gali
    Gracias por tus generosos comentaros y abrazo fuerte y a

    ResponderEliminar
  10. Al otro lado del espejo, el café funciona al revés: da sueño. Sin saberlo se salvó de eso, en una de esa.
    Va un abrazo, Gabiliante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me voy a ir a dormir sl otro lado del espejo , a ver si me dejan pasar y dejo ya las pastillas de dormir.
      ABRAZO, Julio

      Eliminar
  11. A ver si tu amigo es que era un Puka.

    ¡Yo como no tengo sombra...!

    ResponderEliminar
  12. Estoy dispersó. QUe es un puka? Si no tienes sombra es que no has encendido la luz
    Abrazo Erik

    ResponderEliminar
  13. Tengo una mala noticia, no es el café, el café no es más que una consecuencia más de todo lo que funciona en eso de envejecer que no es otra cosa que perder cosa y no poder hacer otras muchas que antes eran la mar de fáciles...

    ResponderEliminar
  14. Tiene que ser él café. Porque lo de envejecer no se puede evitar. Acabo de acabar me el café. He pensado tirarme violentamente contra el espejo. Pero no sé... no me decido
    Abrazoo

    ResponderEliminar
  15. Siempre nos da por fantasear con los espejos. Ya lo hizo Lewis Carroll y permitió que Alicia pasara a través de él. Muy genial tu historia. Yo también le echo la culpa al café.

    ResponderEliminar
  16. Qué maravilla... Tienes esa facilidad para arrastrarnos al interior del personaje... Me ha encantado!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para hacer adivinanzas que quitan el aliento!
      A mí me ha comido la lengua un gato, ,ja, ja
      Besotes volanderos ;)

      Eliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares