domingo, 11 de octubre de 2020

PREVISOR

 

Microrelato para el reto de Lídia

en su blog Escribir jugando, convocatoria de octubre

Maximo cien palabras inspirado en el dibujo de la carta, lo que salió en el dado

y el nombre de los pajarillos


                Gustav paseaba por el campo cuando un plátano plantado en medio de un olivar llamó su atención. Se acercó y vio que tenía una rama anormalmente recta, oscura y baja. Cuando la tocó percibió que era de madera de olivo barnizada. Como hacia feo, decidió arrancarla.

            ­―¿Qué haces?

            ―Oh… Quería arrancártela. Te hace feo y me servirá de bastón cuando envejezca.

            ―Vale. Pero tienes que enseñar a cantar a estos alfarcinos que tengo arriba.

            Arrancó su bastón y se puso a ello. Cuando llevaba tres días sin éxito, en un momento de desesperación, ordenó:

            ―Tierra, ¡trágame!

            Obedeció a medias.

 

99 palabras

Alfarcino no creo que sea su nombre real, pero es como los llaman en el pueblo de mis padres. Puede que sean vencejos, pero no lo sé seguro (ni tampoco me importa).



50 comentarios:

  1. tu relato de final..."inesperado" me ha hecho pensar en la cantidad de veces que nos proponemos cambiar a alguien , hacerlos a nuestra imagen o a lo que pensamos erróneamente que es mejor, con resultados similares al del cuento. A menudo vemos en los hijos o en las parejas aspectos que "sentimos" que debemos modificar para "que sean mejores a nuestros equivocados ojos", y de la misma manera con cantidad de situaciones de vida, en donde unilateralmente tomamos decisión sobre el futuro de otros. Aunque me fui de tema con lo que me sugirió admiro tu capacidad para "chasquear los dedos e inventar un relato."..simplemente Fantástico! que tengas un bonito dia! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me dejas intrigado, Eli.
      Tampoco es tan fácil como chasquear los dedos, pero es cierto, que algunos tienen más facilidad para una cosa y menos para otra (yo, por ejemplo, soy incapaz de hacer una poesía).
      Estoy completamente de acuerdo en lo que expones sobre intentar cambiar a la gente (que aburrido sería todos iguales), pero tengo curiosidad por saber como el micro te ha llevado a reflexionar sobre eso. En realidad, tiene que ver con eso de facilidad para urdir un relato, que es la asociación de ideas. Me ha gustado mucho tu comentario.
      Besosss, Eli

      Eliminar
  2. Que bien desarrolla en microrrelato que te inspiro la imagen.
    No es fácil contar una historia en pocas palabras.
    Pero si, es muy lindo.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez no he tenido que recortar. Con un ojo miraba el teclado y con el otro el contador de palabras.
      Besosss, Cecy (y enhorabuena por la convocatoria juevera)

      Eliminar
  3. Una vez tuve una pesadilla parecida, quedaba hundido en una suerte de barro y, aunque blando, las piernas no me respondían y ni tenía el impulso de librarme de tal encierro... Nada importante lo que comento. Pero me lo recordó tu micro cuento. Mirá que venir a acordarme de un sueño tan lejano que se había esfumando de mi cerebro...

    Abrazo más que grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la segunda asociacion de ideas curiosa que ha surgido de este micro.
      Abrazosss, Carlos

      Eliminar
  4. Tu micro esta super imaginativo y ese final ya me estoy acostumbrando y espero que nunca me dejan de sorprender. Un abrazo Gaby

    ResponderEliminar
  5. Tengo pánico a que me averiguen el final, y a que cuando no quiero explicar algo muy expliciamente, quedé tan falto de datos que no se entienda.
    Besosss, Campi, gracias por pasarte

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Eso mismo. En definitiva, primos hermanos de los que se canturreaban en el último post que te leí, aunque sea en la distancia. (espero que ningún ornitologo que lea esto me trate de hereje). Las normas indican que tiene que aparecer el nombre de los pajarillos.
      Saludosss, Erik.

      Eliminar
  7. Supongo que la tierra se lo tragó y dejó afuera el palo negro, no se
    Todos tenemos nuestro propio canto

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta los sobacos, como en el dibujo. Aunque Gustav fue un magnífico director de orquesta antes que compositor. Podía haber dirigido sólo con un dedo que le quedara fuera.
      Besosss, Gla

      Eliminar
  8. Hola, Gabilante. Buen relato. Me gustó tu blog. Un placer leerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Un poco "esencial", yfalto de adorno gráfico, pero ya me esta bien..
      Besosss, Nuria, nos vamos leyendo.

      Eliminar
  9. Muy bueno, desaparecer, en parte, es una manera de estar :-) Genial el olivo, y Gustav.

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  10. Jaja. Le cogí un poco de mania cuando en los 80-90, empezaron a hablar de Mahler(no sé si se escribe así) como si fuera el mejor del mundo, y yo en el volé había estudiado historia de la musica, y ni siquiera recuerdo que se nombrará. Ya sabrás que tengo devoción por los plátanos, pero el olivo también es uno de mis favoritos.
    Besosss, amiga

    ResponderEliminar
  11. Hola Gabiliante

    En el Bosque Imaginado, tenemos mucho cuidado de lo que decimos cuando estamos cerca de un árbol porque nunca se sabe qué puede pasar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Pues habrá que ir con cuidado. Tengo descargado por ahí el jibro que hiciste con Mag. A ver si tengo tiempo algún día...
    Gracias por pasarte
    Abrazosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese cuaderno más que libro es un tributo a Gianni Rodari. Luego nos dimos cuenta que este año se cumplía el centenario de su nacimiento... así que más que un tributo es un homenaje.

      Eliminar
  13. jajajja Me has hecho reír. Es muy bueno es final de "tierra trágame", pero solo a medias. jajaja
    Has usado de forma muy ingeniosa cada elemento del reto y me has sorprendido con un final tan cómico. Muy buen trabajo, Gabi.
    Gracias por participar.
    Un abrazo y hasta muy pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por convocar. Algunas son difíciles de armar algo tan corto con tres condicionantes. He visto que se puede pesir un mail con cada entrada que hacen los compañeros, así no me pierdo ninguno.
      Me alegro de que te hayas reido
      Besosss, Lídia

      Eliminar
  14. Pues si solo quedó medio tragado por la tierra...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que quedó la parte respirante fuera. Ahora podrá pedir un papel en "amanece que no es poco II)
      Saludosss Alfred

      Eliminar
  15. Pues coincido con Eli, todo empezó con una rama que al protagonista no le gustaba y creía que era mejor darle otro uso. Nos metemos en la naturaleza, nuestra madre, y en la naturaleza de las personas, nuestros hermanos, tan alegremente y sin pedir permiso, que a veces nos llevamos un chasco. Mira por dónde, tiene moraleja la pequeña e imaginativa historia.
    Un abrazo, buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh, ahora entiendo la relación de ideas de Eli. Parece que a ti te ha sugerido lo mismo.
      Jaja, pues tienes razón en lo de la moraleja.
      Gracias y besosss, Ana.

      Eliminar
    2. Se me habia olvidado. Una vez al año, por San Jordi, nos autoeditamos en el taller de escritura en el que participo, un libro colectivo, con un tema más o menos común a todos los relatos, que este año era "madre tierra". Este año no ha ido muy bien porque no ha habido ni fiesta ni paradas del día del libro, ni nada, por razones obvias :-(

      Eliminar
  16. Tengo alguna anécdota de esas de "Tierra trágame"... incluso ahora mismo me pongo rojo al recordarlas...
    El relato es bueno.
    Me gusta cuando veo volar la imaginación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Son peores las de vergüenza que las de frustración. Muy peores. La imaginación tiene vuelo corto en los micros pero es imprescindible.
    Abrazosss toro

    ResponderEliminar
  18. No se sabe si es más culpable el que propone un imposible o el que lo acepta.
    Me ha gustado tu micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno bueno, que tan imposible no es. Me alegro que te haya gustado
      Saludossss

      Eliminar
  19. Hola Gabiliante, tu relato me ha hecho reir.😁 Me encanta el nombre que le distes a las aves (Alfarcino) La historia es divertida. Un abrazo 🐾

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. He buscado el nombre en el diccionario aragonés, pero no sale, algo parecido sí. A mi me gusta más así.
      Besosss, Rosa

      Eliminar
  20. Si es que ya digo yo que los deseos o sí o no, porque a medias...
    Vencejos... me encantan esos pájaros. En el parque de debajo de casa da gusto verlos revolotear sin miedo alrededor de una mientras "pescan". Además, si, no es fácil hacerlos cantar no...
    Un beso enorme, Gabi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se hundía del todo, no cumplía con las premisas.
      Besosss, Mag

      Eliminar
  21. En esta vida, casi nada es en balde. Y así como toda causa tiene su efecto, hay que tener cuidado con lo que se desea... porque puede cumplirse (a medias)
    Mejor prevenir sin alterar lo que no le corresponde a uno…

    Muy bueno, Gabi. Un micro que ofrece varias e interesantes interpretaciones…

    Abrazo grande, y muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que han surgido interpretaciones que ni había pensado. Jaja deseos a medias. "Casi quiero que aquella se fije en mi".
      Besosss, Ginebra

      Eliminar
  22. No hay que desear cosas en tu contra, aun así tuvo suerte.
    Buen relato pajarito.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo suerte porque la carta de Lidía le dejaba medio cuerpo al aire. Si solo le deja la mano de la batuta...
      Saludosss Charly

      Eliminar
  23. Se quedó medio plantado... 😉 Besos.

    ResponderEliminar
  24. Le dijo que lo trague, pero no indicó hasta donde. Hay que saber pedir para recibir bien.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que solo quería hasta la mitad y que la tierra es muy sabia, pero nunca lo sabremos
      saludosss

      Eliminar
  25. Qué divertido y original.
    Espero que esa orden esté bien dada no vaya a haber sorpresas y... Desapareció.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, bien dada estaba, pero la tierra es muy sabia, y no suele hacernos mucho caso. ya nos conoce
      saludosss

      Eliminar
  26. Muy bueno, y mira que era difícil la carta... Ese bastón-rama es genial, completamente surrealista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. creo que era un homenaje del platano al olivar, por permitirle estar allí plantado. lo del barnizado sí que es raro...
    Gracias y besosss, Maite.
    y felicidades, creo que fue tu santo un día de estos

    ResponderEliminar
  28. que genial relato, con el final "inesperado", me gustan mucho este tipo de relatos donde dejas que el lector se imagine el final, así que puede tener infinidad de finales, esto lo hace mas interesante, gracias por este escrito lo he disfrutado mucho, saludos, abrazos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja gracias.
      me alegro de que hayas disfrutado
      bastante ya es reunir todos los condicionantes... si encima se divierte al lector, que mas se puede pedir
      abrazosss

      Eliminar
  29. Hola!
    Me he enterado que te han dado el premio. ¡Te lo mereces, por éste y por todos tus escritos! por hacernos sonreír, viajar por la imaginación y disfrutar con el arte de la literatura.
    Hasta prontito :)

    ResponderEliminar
  30. Muy buenas, enhorabuena por tu ingenioso relato ✍️

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares