Nuestro Regaloa de Neogeminis

miércoles, 4 de noviembre de 2020

MERECEDOR

Este jueves nos convoca CECY con un tema que a muchos apasiona:

LOS CABALLOS. Esta que sigue es mi aportación, 

y podeis disfrutar del resto de ellas justamente AQUI


“Este caballo está entrenado para servirte. Lo tienes que querer como él te quiere a ti, si quieres ser digno de él”. Eso fue lo que le dijo su entrenador antes de entregárselo. Empleo más de dos años en adiestrarlo. Le cobró a su padre veinticinco mil euros; era el mejor entrenador de caballos de Europa.

                ―Pues mi caballo, una vez me tiró cuando estábamos cruzando una carretera, y viéndome indefenso en el suelo cuando llegaba un coche a toda ostia, se puso delante para protegerme.

                ―Ya, pero mi yegua es más resistente. Puede recorrer al galope…

                ―Una polla, va a ser más resistente… ―le interrumpió Narciso antes de que Modesto pudiera alardear de las proezas de su yegua―. Mi caballo es más rápido, más resistente, más fiel y más obediente. ¡Ya te digo…!

                ―Que no , hombre que todo el mundo sabe que la raza de mi yegua es más resistente. El tuyo es más rápido. Es un pura sangre, pero de resistencia… Es como Carl Lewis y un marat…

                ―Que te lo crees tú. ¿Qué te juegas?

                ―Que no es cuestión de jugarse nada, es una cosa…

                ―Ahh… Te rajas ¿no? A ver si tienes huevos de jugarte la yegua. Venga, va… Tu yegua contra mi caballo. Mi caballo vale veinte veces más. ¿Qué digo veinte? Doscientas. Venga… ¿Tienes huevos o no?

                ―Que no me voy a jugar nada. Que no hace falta..

                ―Aahh , te rajas. “Poc a poc… poc a poc” ―tarareó aleteando los codos, imitando a una gallina.

                Modesto debía tener huevos, aunque no fuera para apostar, porque aquella escena se los estaba tocando bien. Finalmente, más por darle una lección, que por quedarse con el caballo, aceptó, seguro de su triunfo:

                ―Vale “bocas”. Que eres un puto “bocas” ―contestó ya cabreado―. ¿Cómo quieres hacerlo?

                ―Güay… Por la playa, ahora que esta vacía. Hasta el siguiente pueblo y volver, y así sucesivamente hasta que uno se raje, que vas a ser tú. Jaja. Pero al galope todo el rato, ¿eh? Nada de trote, y tienes que ponerte a mi altura más o menos.

                Modesto no pensaba quedarse con el caballo, pero estaba ansioso por darle una lección.

                Cuando llevaban tres idas y venidas al pueblo de al lado, la yegua daba muestras de estar llegando al límite, pero el caballo seguía a buen ritmo; se distanciaba.

                Modesto acució al límite a la yegua, jodido porque veía que iba a perder la apuesta, pero ella agotada, viendo que no podía más, se paró.

                Narciso acució al límite al caballo, contento porque veía que iba a ganar la apuesta, pero él agotado, viendo que su amo aún no estaba satisfecho, continúo hasta reventar un kilómetro más allá.

                Narciso se quedó mirando como agonizaba tendido en la arena. Se arrodillo a su lado y le acarició el cuello:

                ―Te has portado bien. ―Estuvo allí hasta que llegó Modesto con su antigua yegua, al paso. Entonces se levantó como un resorte―: ¡Toooma! ¿Qué te dije? Venga, bájate de mi yegua. ¿Cómo se llama? Da igual… la llamare… Bueno, ahora no se me ocurre nada .―Se montó y empezó a acuciarla para que galopara, pero ella siguió al paso―. ¡Vaya mierda de bicho! ―protestó―. Me has engañado. ¿Cómo se hace para que esto corra?

                Modesto los vio alejarse. Luego miró al caballo tendido en la arena, que ya no agonizaba.

36 comentarios:

  1. Que hisotria Gaby la cabezonería es mala. Las apuestas nunca llevan a un buen término pero la nobleza del animal reventó por su amo. Muy bien esos diálogos. Un besote amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. este hubiera acabado con el caballo de un modo u otro.
      Gracias Campi
      Muchosss besosss

      Eliminar
  2. Triste destino el de la yegua, con un tipejo de esa índole.
    Buen relato que muestra la insensibilidad, desgraciadamente real, de quien explota a un animal con esos fines, llegando al maltrato, incluso a la muerte. Lo comentábamos, precisamente, en otra de las aportaciones de esta convocatoria.

    Buena aportación, Gabi. Para remover conciencias, sin lugar a dudas.

    Abrazo grande, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo creo que se cansará pronto de la yegua, a la que no podrá exprimir como al caballo.
      esto es una exageracion, para poner de manifiesto. no creo que haya gente tan tan imbecil
      Besosss Gine.

      Eliminar
  3. No me acaban de convencer esos bichos.

    ResponderEliminar
  4. Buena historia de quién no entiende nada más que el poder de la posesión.

    ResponderEliminar
  5. Un relato duro, que bien nos describes el maltrato animal, esas personas que fuerzan hasta agotar el último aliento de sus compañeros de fatigas... Que pena el futuro de muchos animales, que caen en manos de desalmados que no los aman sino que los llevan al límite...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo hacemos hasta con los de nuestra especie, siempre habrá alguien dispuesto a abusar de quien tan noblemente se entrega
      Besosss, M

      Eliminar
  6. toda una revelación de la estupidez humana y " el maltrato animal", los nobles caballos cumplieron fueron sus jinetes sobre todo el ambicioso el que mereció un castigo

    ResponderEliminar
  7. al peor antes o después se le acabará, la suerte. el otro le anda a la zaga, pero no tan lejos como pareciera.
    Saludos rodolfo

    ResponderEliminar
  8. Siempre es la misma ambición por ganar por retar por aparentar como en las guerras.
    Gente que no se juega nada arriesga la vida de los demás sin importarles su futuro.
    Un placer leerte
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exacto. que fácil es arriesgar lo de los demás. y no sólo las propiedades, las vidas
      Saludos charly

      Eliminar
  9. Me ha dolido ver, como el egoísmo y la estupidez humana cuando se unen, no tienen conciencia ni fin.
    Triste destino el de los animales en esas manos.
    Abrazos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y lo más triste es aprovecharse de la bondad y la nobleza de los inocentes

      Eliminar
  10. No hay ser más idiota que los humanos. Muy bien llevada esa apuesta, que ambos caballos, pura sangre y yegua, pierden, aunque solo uno muere

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, aquí pierden los cuatro, pero unos más que otros
      Besoss amiga

      Eliminar
  11. Que inconscientes esos dos, que por cierto se multiplican mas de lo que se cree, así después se paga.
    Lamento por esos animalitos, nobles y que seguramente hasta el ultimo momento dan lo mejor de si.

    Buen relato, mostrando la cruda realidad.

    Gracias por sumarte Gabiliante.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que odioso es aprovecharse de la bondad y la nobleza de los inocentes
      Besosss cecy

      Eliminar
  12. "Lo tienes que querer como él te quiere a ti".
    Bravo por esa fuerte denuncia que aquí se ve; ellos te lo dan todo, y sí..., hasta la vida.
    (a tirar de un arado de por vida ponía yo al Narciso ese...).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me da mucha tristeza pensar que el ser humano utiliza a los animales para su beneficio sin pensar en estos animalitos como seres vivientes y sintientes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aun solo seria egoísmo si se aprovechara para sacar beneficio. pero aquí ni siquiera hay beneficio, es pura crueldad
      Besosss maria

      Eliminar
  14. Tu historia de maltrato animal, es lamentablemente real. Cada año en la Romería del Rocio se produce la muerte de varios caballos por agotamiento. Sus dueños, al igual que los protagonistas de tu historia, se creen dueños no sólo de sus favores, sino también de sus vidas sometiéndolos a maratonianas jornadas de idas y venidas para lucimiento de sus jinetes.
    Gracias por lo que tiene de denuncia, muy bien expuesta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues vaya... no creía que pasara eso aquí. y menos gente que suele tratar con ellos. estos parece que los tenían por capricho
      Gracias pepe, saludoss

      Eliminar
  15. Vamos que ese mucho amor a su caballo no le tenia...me callo lo que pienso de personajes así. Muy buen relato en el que se refleja la otra cara de la moneda. Besos.

    ResponderEliminar
  16. no tenía pinta este de tener mucho amor a nadie al que no lo pudiera exprimir.
    Besosss moli

    ResponderEliminar
  17. Que imbécil Narciso! Se merece una multa como un templo por maltrato animal.
    Tu relato es ficción, pero lo cierto es que la realidad la supera.
    Muy bien elegidos los nombres: Narciso y Modesto.
    Bss.

    ResponderEliminar
  18. jaja
    ma que una multa. como han dicho mas arriba, ponerlo a tirar de un arado
    graciass Mar
    Besosss

    ResponderEliminar
  19. disfruto tus textos muchacho abrazos infinitos

    ResponderEliminar
  20. Una prueba más de la estupidez de los humanos.
    Deberían haber corrido ellos hasta reventar.
    Modesto y Narciso... muy apropiados.
    Como siempre lo que escribes da para reflexionar.
    Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Tu relato es excelente como siempre y la temática es real y terrible. En verdad que cuando vemos estos casos de maltrato animal se nos presenta una gran impotencia y aunque hay muchas entidades que los defienden , igualmente sigue sucediendo . Un abrazo Gabiliante y que tengas un bonito fin de semana.

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares