Navidad 23 por Neogeminis

Navidad 23 por Neogeminis
Navidad 2023 por Neogeminis

domingo, 3 de diciembre de 2023

EL NUEVO LOUVRE

 

 

 

 


 

 

 Este mes LÍDIA CASTRO NAVAS nos propone un micro (100 palabras) con los siguientes ingredientes: la carta de la paciencia, la turmalina negra (piedra de protección frente a malos augurios y tentaciones, entre otras cosas) y la pirámide del Louvre. Y esto ha salido:

 

          El arte ya no interesa. El museo se ha sustituido por el Megalkea. Patience se encargará de probar el recorrido. Honrando su nombre y armada con dos turmalinas negras en ambas muñecas y otra en el cuello, franquea la pirámide a las 14.00 horas según reloj solar; momento de más afluencia.

          Pretendía con esas armas evitar el influjo comercial sostenido a lo largo del recorrido de estas tiendas. Pero ni la templanza de su nombre, ni el aplomo y protección otorgados por sus amuletos pudieron vencer al consumismo.

          Nunca más salió.



  

18 comentarios:

  1. Bueno, Louvre es un MegaIkea que ni se compra ni se vende, pero con fondos obtenidos -como British Museum o Museo Pérgamo- de forma dudosa o claramente ilícita. Tal vez no interese el arte ya, sino las marcas y el montaje. Poder decir que has estado en el museo x o el museo y.

    ResponderEliminar
  2. Demoledor! El reto no era fácil y has hecho un retrato crítico con mucha fuerza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un reto difícil, pero lo has logrado bastante bien. Es una pena que hasta los museos sean negocio, tanto por lo caro de las entradas, como por todo lo que se comercia dentro de él.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Creo que es un reto muy particular, y que supiste resolver, Gabil.
    El consumismo creo que se va a llevar todo. Nos consumirá a nosotros mismos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Una pena, pero el reto lo superaste.
    El consumismo prosigue.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Allí fue cuando se dio cuenta que una piedra, más allá de su composición química, no es más que una piedra. Y la arrojó contra el cristal de una de las tiendas antes de correr en la dirección opuesta.

    Saludos,
    J.

    ResponderEliminar
  7. Pobre, qué mal final para él, a pesar de las protecciones.

    Un buen texto para el reto. Un abrazo enorme, amigo

    ResponderEliminar
  8. Los museos al aire libre, los grafitis, todavía salvan del consumismo. Y suelen versar consignas en contra. No demonizo el consumismo, solo hay que preguntarse antes cuánto, cómo y para qué.
    Relato ingenioso. Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Wow, no esperaba esta crítica al consumismo con los elementos del desafío. Me has sorprendido gratamente. Además, las críticas a la sociedad del consumo son más que bienvenidas. Te felicito por el acierto y el uso de todos los elementos del reto. Muchas gracias por tu aporte al desafío de este mes. Un abrazo grande, Gabi.

    ResponderEliminar
  10. Por fin hacen algo útil con el louvre, tanto espacio desperdiciado en la mejor zona de París no tenía sentido :)

    ResponderEliminar
  11. Hola Gabiliante, me parece que has hecho un muy ingenioso micro usando acertadamente los elementos del reto de Lidia, con el plus de que al final tenemos una dura crítica el consumismo actual que tanto daño hace. Me encantó. Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Buena aportación y bien engarzadas las premisas de Lidia. Saludos!
    lady_p

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, Gabiliante! Descorazonador micro. El problema ya no es el consumismo, sino la involución cultural de las nuevas generaciones ya solo pendientes de la última moda digital. El interés parece centrarse en el utilitarismo, en el esto para qué sirve y sino me sirve para qué perder el tiempo con ello. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Bueno, por mucha protección que llevase era una lucha titánica, Gabiliante.

    ResponderEliminar
  15. No me extrañaría nada que algo así sucediera... eso, si antes no hemos destrozado todo el planeta.

    ResponderEliminar
  16. No sé si tiene mucho que ver el consumismo o el pensamiento retrógrado que nos está invadiendo, eol poco respeto por los demás y por el arte. Todavía no he hecho un paseo de esos. Todavía no me ha movido la falsa necesidad o la economía insuficiente, sea como sea, me quedo con el arte :-)
    Un micro sencillo y conciso.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  17. No estoy de acuerdo contigo. El arte persiste, pero ahora es el culto a lo feo y deforme. Las instalaciones de arte han reemplazado al trabajo de años, que los grandes maestros realizaban para dar fin a sus cuadros. Pero el Louvre sigue vivo y aunque a menudo es visitado por rebaños de turistas ignorantes, seguirá defendiendo a la Belleza. Y mientras exista la Belleza, el hombre estará a salvo .

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares