miércoles, 7 de octubre de 2020

DOMÍNATE, IDIOTA

 

 Respondiendo a la convocatoria de Cecy

para los relatos jueveros de esta senmana

os mando esto que he escrito:


                Tenía que volver a casa, y rápido. La niebla era cada vez  más espesa. No alcanzaba a verse los pies. Ni siquiera sabía si había salido ya del bosque. No escuchaba el rio, o sea que seguramente, sí. Era un gran rio, cercano a un embalse, cuyas aguas no corrían, pero solían escucharse peces saltando.  Braceó para ver si tocaba algún árbol. Fue un movimiento instintivo, ya que en horizontal alcanzaba a ver unos diez metros, pero hacia abajo, nada. De cintura para abajo, no se veía ni a sí mismo. La condensación a nivel del suelo era tremenda. Comenzó a apretar el paso, aunque no sabía si en la dirección correcta.  La niebla era tan densa que le frenaba el andar.  Sabía que la niebla no era más que vapor de agua condensada.  De vez en cuando se paraba para auto serenarse, porque le estaba entrando  una congoja, que aderezada con la prisa, parecía más miedo irracional que otra cosa. Poco a poco la niebla empezó a ascender. Pensó que quizás, subiría más y finalmente se esfumaría, pero no sabía si sería antes de hacerse de noche. Cuando todo su cuerpo se sumergió en la niebla, la humedad se hizo más patente. La camisa se le pegaba al cuerpo. Cuando le cubrió hasta el cuello, la angustia empezaba a ser agobiante. Se le aceleró el pulso. Instintivamente comenzó a bracear, como si quisiera nadar, pero el vapor de la niebla no ofrecía la misma resistencia que el agua. No conseguía mantenerse a flote, pero tampoco paraba de bracear. La humedad se convertía en agua al contacto con su cuerpo, y resbalaba por él. Notaba sus pies chapoteando dentro de las botas. Hacia cada vez más frio. Contuvo la respiración por miedo a que le faltara el aire, así, sumergido en la niebla. Ya no veía nada más que gris. Pensó, en un momento de lucidez, que se estaba comportando como un idiota. El vapor es vapor; convive con el oxígeno en la atmosfera y no hay ningún motivo para contener la respiración. Estar braceando no sirve de nada en medio del aire. Su voluntad se impuso a su instinto y dejo de hacer ambas cosas.

                Su cuerpo apareció por la mañana, flotando en el agua estancada, sobre la rampa del embarcadero, por donde entran los barcos al rio. Ahora sí que chapoteaban los peces, cada vez más cerca del cadáver.

53 comentarios:

  1. !Wow! ahora yo necesito respirar, no cerca del cadáver, claro!
    Mira que me mantuviste hasta la estocada final sin respirar.
    Ey! sigo viva, tras esa niebla.
    Excelente!!!!

    Gracias por acompañarme a pesar de la niebla.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respirar siempre es bueno, siempre que sea aire, y no agua.
      Siempre un placer participar en los jueveros y gracias a ti, y a todos los que convocan, por convocar
      Besosss, Cecy

      Eliminar
  2. Desde luego el rato de angustia que tuvo que pasar fue tremendo, sin duda alguna una de las cosas que más me imponen de fenómenos meteorológicos es la niebla densa lo cual no se ve absolutamente nada, además de miedo Abrazos Gaby y por dios qué intensidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que hayas disfrutado entre comillas. La Intensidad siempre es interesante, creo yo, aunque no todo el mu do piensa igual
      Besossss, Campiii

      Eliminar
  3. Lograste un buen clina de terror, de que el personaje no tiene oportunidad de escapar.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terrores en la niebla, imposible escapar, para este hombre. A veces no es tan terrorífica. En definitiva es terror a, lo desconocifo
      Abraz Demi

      Eliminar
  4. Hola Gabiliante, madre mía qué angustia he pasado leyendo el relato, lo has descrito tan, tan bien, que hasta a mí me faltaba el aire. Y al final, el pobre no pudo escapar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comenté a Campi, me gusta transmitir la angustia y la intensidad, aunque,,, claro, no siempre se consigue

      Eliminar
  5. La niebla normalmente trae confusión y a este pobre hombre le supuso un trágico final. Un buen relato, con mucho suspense.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El suspense casi es tan bueno como la angustia, aunque casi, casi sea lo mismo.
      Encuesta: Antes del último párrafo, ¿creías que se iba a salvar?
      Besosss

      Eliminar
    2. Había algo que avisaba, dabas algunos detalles que podía haber cogido antes del último parrafo, pero no, se me hizo evidente justo al leer el final.

      Eliminar
  6. Eso le pasa por tonteras...

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que no distinguir entre humedad y agua... Si hubiera llevado un higrómetro...
      100% de humedad, ¿es estar dentro del agua?
      Abrazo, Erik

      Eliminar
  7. Cuando la irracionalidad se apodera de la mente, uno ya no sabe ni el suelo que pisa. En este caso, lo que acogió sus pies no era tierra firme, y su pensamiento era una tremenda y espesa nebulosa como esa niebla que lo rodeaba…

    Muy bueno, Gabi. Nos arrastras a esa angustia, y, de pronto, un buen jarro de agua fría. Un gran colofón cerrando tu historia.

    Un placer tu aportación.
    Abrazos, y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arrastro a la angustia, pero con buena intención, eh?
      Me puse el miércoles a escribir el reto del jueves, y ya tenía pensado lo que iba a enviar, abro el blog de Cecy para copiar la dirección y pegar el enlace, y veo sorprendido que el tema no eran las emociones, sino la niebla. Así que me tuve que tragar de momento, mi odio, y pensar algo nebuloso urgentemente.
      Besos, Ginebra

      Eliminar
  8. La lucha entre el miedo y el impulso racional intentando mantenerlo a flote.. pero no lo logró jeje. Vaya confusión la del protagonista! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando de cosas vitalmente importantes, creo que es más efectivo el instinto
      Graciasss y besosss, Mónica

      Eliminar
  9. Bufff qué final, era un cadáver, qué angustia, qué buen relato, me ha gustado y me ha dado yu yu jajaaj.

    Un placer leerte.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadáver solo as que l final, eh?
      El yuyu es primordial, y como es en swahilli
      Besosss, Stormy

      Eliminar
  10. Iba leyendo y me venía a la mente una película que creo, si no me equivoco, "Bruma". Transcurría en París. Esa sensación de angustia, de no poder luchar contra un elemento que te atrapa, que te anula y te confunde.
    Y la oportunidad que le podemos dar a los miedos, a las inseguridades y a la inconsciencia.
    Tus relatos llevan tu firma. Ya empiezo a hacerme a ella.
    Siempre me sorprendes por lo que venir siempre es irse con ganas de más.
    Un beso, Gabi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa sensación de que te cubra un elemento es angustiosa aunque sea aparentemente inofensiva. No te digo nada si es agua. Me gusta más para escribir, la coña irónica en dialogos. Un día hicimos en el taller de escritura, un ejercicio de escribir un texto, imitando el estilo de una compañera, y es bastante difícil.
      Besosss, Mag

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si comentar este comentario, pero como el pobrecillo ha existido tan poco rato, voy a hacerlo aunque no tenga demasiado contenido.

      Eliminar
  12. Me impactó tu capacidad para infundir terror en el lector. Tu relato es para mi angustiante y me tuviste en vilo hasta el final.

    Un abrazo, Gabriel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Míriam, me alegro de haberte aterrorizado, pero ha sido con buena intención.
      Besossss, Myriam.

      Eliminar
  13. Coincido con MAG en que me quedo siempre con ganas de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede ser más. Este ya tiene poco más de 400. Solo se puede 350😜.
      Gracias por tu entusiasmo.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Hombreee...
      El final es fatal. Al final muere.. 😜🌀
      Graciasss y saludos, Alfred

      Eliminar
  15. Pobrecillo... Tenía que haberse fiado de su instinto...
    Lo he visto, entre el agua y la niebla, asfixiado, llegando a perder la noción de lo que es agua y lo que es niebla. Muy fuerte. Terrorífico, irónico y a la vez extraño. Excelente cómo logras esa sensación de angustia. Me ha encantado.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de la niebla es que te nuble la mente. El instinto creo que es lo mejor, para salvar la vida. Muy en el fondo, seguimos siendo reptiles
      Besosss y graciasss, volarela

      Eliminar
  16. Has conseguido provocar angustia y desesperación desde el principio con un sorprendente final. Enhorabuena.
    Un saludo
    Leonor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Provocar cambios metabólicos fugaces, a alguien que esta leyendo, algo que uno ha escrito, me parece genial
      Besosss y graciasss Leonor

      Eliminar
  17. que maravilla te admiro la mente y tambien tu imaginación abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me maravilla tener tan maravillosa y admirada admiradora.
      Besssosssd, Mucha.

      Eliminar
  18. Brillante ese final. Boquear en la niebla, como los peces fuera del agua ha de ser aterrador.

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese bloquear, lo he dejado a la imaginación del lector, porque era demasiado aterrador
      Besosss, amiga

      Eliminar
  19. Todo lo que tenga que ver con el agua me asusta. Definitivamente esta no fue la excepción.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo comentaba antes,... Morir ahogado, rendirse cuando ya no puedes... No quiero ni imaginarlo

      Eliminar
  20. Muy angustioso.
    Lo explicas tan bien que me parece verlo.
    Me ha gustado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias toro.
      Mi angustia se termina en el punto y final, afortunadamente
      Abrazosss

      Eliminar
  21. La niebla le creó al personaje la misma confusión y desamparo que al lector. Por eso creo que es tan impactante el final, porque en cierta manera estábamos dentro o casi, casi, éramos nosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es un pedazo de elogio... Identificarse con el protagonista cuando lo pasa tan mal.
      Graciasss y abrazosss, Max

      Eliminar
  22. Excelente relato y recursos para generar diversas emociones en el que lee, muchas gracias por compartir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus elogios, y me alegra mucho haberte transmitido
      Saludosss

      Eliminar
  23. Que angustia!! Me has tenido expectante hasta el final, aún tengo escalofríos. Es buenisimo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Molí. Estoy encantado de que te haya gustado tanto.
      Besosss

      Eliminar
  24. Conforme te iba leyendo iba metieéndome en el pensamiento de la persona que tuvo ese fatal final, ¡Qué mal lo he pasado!, pero eso es señal de lo bien qe lo has descrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasss, como dije antes aprecio mucho el elogio de que te hayas identificado y metido en su mente.
      Besosss Tracy

      Eliminar
  25. Me sentí muy sofocada a mitad de relato, lo que quiere decir que lo lograste: transmitiste muy bien las sensaciones. Guau. Me encantó.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Ayelen
    Me encanta haberte transmitido un poco de angustia, que caduca cuando acaba el relato, no como otras...
    Besosss

    ResponderEliminar

Aunque lo parezca, no todo es tan negro.

Entradas populares